Sube el petróleo en EEUU y empeoran las previsiones macroeconómicas alemanas

stop

05 de junio de 2009 (18:48 CET)

Desde hace días, los países productores de petróleo venían prediciéndolo: las primeras muestras de recuperación económica podrían hacer aumentar el precio del crudo. Y así ha sido. El barril de petróleo ha alcanzado los 70 dólares, cifra a la que no llegaba desde principios del pasado mes de noviembre, y a la que era difícil imaginar llegar el pasado diciembre, cuando dicho precio cayó a su nivel más bajo (32,60 dólares),

Al parecer, la razón de dicho aumento radica en el hecho de que en mayo la eliminación de empleos en EEUU fue menor de la prevista por los especialistas y que la que hubo en los meses anteriores, lo cual ha hecho aumentar el precio del crudo de Texas hasta los 70,32 dólares. Por otro lado, en Europa, el precio de referencia del petróleo (el del Brent del Mar del Norte) ha aumentado hasta los 69,91 dólares y, para finales del 2009, la OPEP cree que el barril podrá llegar a los 80 euros por barril.

En EEUU, y por primera vez en siete meses, se pierden menos de medio millón de puestos de trabajo. Sin embargo, las cifras que se desprenden de la economía estadounidense siguen siendo desalentadoras: en mayo se destruyeron 345.000 empleos, lo que ha hecho que la tasa de paro suba 5 décimas, hasta llegar al 9,4% (afectando a 14,5 millones de personas) y bata el récord de los últimos 25 años.

La crisis ha hecho desaparecer 7 millones de empleos desde diciembre de 2007, la mayor destrucción de empleo desde la Gran Depresión. Y lo peor es que esta situación no tiene pinta de empezar a mejorar hasta el año que viene, lo cual tendrá sus consecuencias, evidentemnte, en la capacidad de consumo de los ciudadanos norteamericanos.

El aumento del precio del barril de petróleo contrasta con las pesimistas predicciones que nos llegan de Alemania, cuyo banco central, el Bundesbank, ha ha admitido que "la economía alemana se encuentra en una severa recesión" tras haber revisado a la baja sus previsiones macroeconómicas.

Según la entidad germana, el Producto Interior Bruto (PIB) de Alemania será del 6,2% este año y sólo registrará una "ligera" recuperación en 2010, cuando prevé que la tasa de paro llegue al 10,5% y afecte a 4,4 millones de personas. El Bundesbank afirma esta contracción es consecuencia del estancamiento de la actividad económica a finales de 2008 y el primer trimestre de 2009, y prevé, para los próximos trimestres, un crecimiento del paro espeluznante: los nuevos parados podrían llegar al millón, y la cifra tortal de desemplados podría alcanzar los 4,4 millones en el 2010, lo que supondría una tasa de paro del 10,5%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad