Telefónica se sale con la suya y adquiere Vivo por 7.500 millones

stop

OPERACIÓN DIFÍCIL

28 de julio de 2010 (09:14 CET)

Telefónica ha confirmado a la CNMV que ha alcanzado un principio de acuerdo con Portugal Telecom para hacerse con el control de la operadora brasileña Vivo.

El acuerdo será sometido a la aprobación de los consejos de administración de los dos grupos, que está previsto que se celebren este miércoles.

En virtud del acuerdo, Telefónica (directamente o a través de otra sociedad del grupo) comprará a la firma portuguesa el 50% del capital de Brasilcel que aún no controla. Esta empresa es propietaria a su vez del 60% de Vivo y hasta ahora está participada al 50% por la compañía que preside César Alierta y su socio luso.

La operación finalmente se ha cerrado por unos 7.500 millones de euros, importe que supera en 350 millones de euros la última oferta de la multinacional española, según publica el periódico portugués 'Económico'.

De acuerdo con este rotativo, PT empleará parte de esta cifra en la compra de un 23% del también operador brasileño Oi. En concreto, se espera que el consejo de la compañía lusa de 'luz verde' a un 'memorando de entendimiento' que prevé la compra de una posición equivalente el 23% de los derechos económicos de Oi por 3.750 millones de euros.

De esta forma, PT lograría una solución con la que satisfacer a los accionistas de la compañía, que respaldaron mayoritariamente la venta de Vivo a Telefónica, y al Gobierno de José Sócrates, que ha expresado su deseo de que el grupo luso permanezca en Brasil.

Con anterioridad a este acuerdo, el 30 de junio, el gobierno luso echó mano de la acción de oro para oponerse a la compra de Vivo por parte de Telefónica, a pesar de que la oferta de la companía fue aprobada por el 74% de los accionistas participantes en la junta. Unos días más tarde, el 8 de julio, el Tribunal de Justicia de la UE declaró ilegal este veto, lo que obligó a claudicar al ejecutivo portugués.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad