'The Economist' señala que España deja atrás “lo peor” de la crisis

stop

FUTURO ECONÓMICO

13 de octubre de 2013 (13:27 CET)

La historia de España es ahora una historia sobre "la esperanza". Esa es una de las tesis del semanario británico, The Economist, al señalar que “lo peor” de la crisis económica habría quedado ya atrás, pero resta todavía un largo camino para poder crear empleo.

La esperanza, por tanto, es lo que tiene el Gobierno español para poder anunciar en breve una mejora clara de la economía.

The Economist juega con el Museo del Prado, y el refugio en el que se ha convertido para muchas personas, que, sin empleo, acuden a visitar los enormes tesoros pictóricos.

Aumenta el crédito al consumo


En cualquier caso, ofrece algunos datos para creer que esa esperanza está basada en la realidad. Señala que las fábricas de coches se están aprovechando de pedidos que llegan de otras partes de Europa, con factorías menos competitivas. Destaca también que el incremento de las exportaciones es sólido, y ha sido importante en los últimos años, y que el crédito al consumo comienza a aumentar. Pero deja claro que la economía “todavía no es capaz de crear nuevos puestos de trabajo”.

Entre los retos que debe afrontar Mariano Rajoy está el de las pensiones, y le advierte de que sería un error que pudiera retroceder, ante las presiones que recibe. Es decir, las reformas deben seguir en pie, e intensificarlas para cambiar la situación y provocar un crecimiento que puede crear puestos de trabajo en un número significativo.

Los bancos, no prestan


Y el semanario recuerda los datos, la pérdida de un 7% del PIB en cinco años, el 26% de paro, y la emigración que sigue aumentando. Señala, además, que el presupuesto para el año próximo tiene sus carencias, y que el déficit para este año podría no cumplirse.

Y alerta de un hecho esencial, y que los bancos, después de recibir el rescate financiero de 40.000 millones de euros, por parte de las instituciones europeas, se encuentran más a salvo si prestan dinero al gobierno, con la financiación de la deuda pública, “que se aproxima al 100%”, que al sector privado de los negocios, a ciudadanos y empresas.

Por tanto, el peligro es “la relajación”, la idea de que, sí, de que lo peor podría estar ya superado, y mantenerse en una situación de parálisis, o de estancamiento, que dejaría, de nuevo, a muchos españoles recorriendo las salas del Museo del Prado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad