Tres cajas de la Iglesia: Cajasur, Caja de la Inmaculada y Cajacírculo negocian su fusión

stop

Cajacírculo niega haber mantenido contactos con sus competidoras

Sin título

23 de febrero de 2009 (10:40 CET)

Los malos tiempos hacen que se concentren las fuerzas. Y esa concentración se favorece cuando existen principios similares entre los que quieren unirse. En este sentido, las tres cajas de ahorros pertenecientes a la Iglesia, CajaSur (Andalucía), Caja de la Inmaculada de Aragón (CAI) y Cajacírculo (Castilla y León) han mantenido conversaciones preliminares a nivel de sus respectivos presidentes para estudiar la viabilidad de una posible fusión, según fuentes financieras.

Si existen afinidades territoriales y de negocio que facilitarían la unión, el problema que puede plantearse es de tipo político, porqué dos de las autonomías: Andalucía y Aragón, tienen gobiernos del PSOE mientras que la tercera, Castilla y León, está gobernada por el Partido Popular.

Aunque los contactos están en su fase inicial, la integración de las tres entidades sería muy complementaria por distribución geográfica, por el mantenimiento del empleo, por cuestiones informáticas y por la complementariedad de sus respectivos negocios, añadieron las mismas fuentes.

En las tres entidades el organismo fundador está ligado a la Iglesia Católica, que es quien más consejeros tiene en cada una de ellas. Así, CajaSur fue fundada por el Excelentísimo Cabildo Catedral de Córdoba, como Monte de Piedad, el día 1 de septiembre de 1864. La CAI fue fundada en 1905 por Acción Social Católica de Zaragoza y Cajacírculo fue constituida por el consejo de gobierno del Círculo Católico de Obreros de Burgos a instancias del arzobispo de Burgos en agosto de 1908.

Negocios complementarios

Su diversidad geográfica las hace perfectamente compatibles para que en caso de fusión no tengan que disminuir oficinas ni prácticamente personal. Además, la parte fuerte de su negocio, al margen del típico de clientes particulares, es igualmente compatible. CajaSur está más volcada en las empresas constructoras y promotoras, CAI tiene como clientes más empresas medianas y grandes, y Cajacírculo está más volcada en las pymes. Con esta distribución de negocios, el riesgo inmobiliario concentrado en CajaSur, se diluiría con una fusión.

El principal problema para la integración de las tres cajas radicaría en que dos entidades pertenecen a comunidades gobernadas por el PSOE (Andalucía y Aragón), mientras que Castilla y León está liderada por el popular Juan Vicente Herrera Campo. Esta podría ser la fusión «políticamente incorrecta» a la que el pasado jueves se refirió el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, Juan Ramón Quintás -aunque no la desveló-, durante la presentación de resultados de las cajas.

Muy importante va a ser lo que ocurra con el proyecto de fusión entre Unicaja y Caja Castilla-La Mancha (CCM), que de producirse abriría el melón de las integraciones de cajas de distintas autonomías.

Además, Quintás también reclamó la eliminación de las barreras políticas de la actual ley de cajas para permitir las fusiones interregionales. Si el Gobierno pusiera fin legislativamente a las trabas autonómicas para permitir ese tipo de alianzas de cajas, no cabe duda que el mapa financiero cambiaría radicalmente en nuestro país acuciadas por la grave crisis económica que atravesamos.

De momento, Cajacírculo ha negado que mantenga o haya mantenido contactos con Cajasur y CAI (Caja de la Inmaculada) para una posible fusión entre estas tres entidades, pertenecientes todas ellas a la Iglesia.

"Cajacírculo no ha mantenido en el pasado ni mantiene en la actualidad ningún tipo de contacto con las entidades Caja Sur y CAI (Caja de la Inmaculada) para una posible fusión entre estas entidades", asegura la entidad en el primero de los dos puntos concretos de este escrito.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad