Trichet no se ablanda y prevé de subir los tipos en abril

stop

La crisis económica del Japón no cambia la opinión del presidente del Banco Central Europeo (BCE)

Jean Claude Trichet

21 de marzo de 2011 (17:23 CET)

Al presidente del Banco Central Europeo la crisis humanitaria y económica del Japón no le hace cambiar su expectativa de subir los intereses el mes que viene. Jean-Claude Trichet, ha insistido este lunes en que prevalecen los riesgos al alza para la inflación debido al incremento del precio de las materias primas, especialmente de la energía, y ha mantenido la expectativa de una subida de los tipos de interés.

"Por lo que se refiere a nuestra posición futura sobre política monetaria, no tengo nada que añadir a lo que dije en nombre del Consejo de Gobierno con ocasión de nuestra última reunión de política monetaria a principios de mes", ha dicho Trichet en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.
A principios de mes, el presidente del BCE reconoció que una subida de tipos en abril "es posible", aunque subrayó que esta decisión "no es segura" ya que la institución no asume ningún compromiso previo en sus decisiones de política monetaria. En aquel momento se consideró que si el máximo responsable de BCE insinuaba una subida de intereses esta tenía muchas posibilidades de aplicarse, porqué generalmente no muestra sus intenciones antes de aplicar cambios.

Política monetaria acomodaticia

En su discurso en el Parlamento, Trichet ha dicho que la política monetaria es "muy acomodaticia" y que dominan los riesgos al alza para la inflación, ya que los precios de las materias primas y los impuestos podrían aumentar más de lo esperado.

"Es crucial evitar que la reciente subida de la inflación se traslade en efectos de segunda ronda, por ejemplo a través de precios y salarios más altos. Estos efectos provocarían presiones inflacionistas de base amplia a medio plazo", ha resaltado el presidente del BCE.

Por otra parte, El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha reclamado que el fondo de rescate de 750.000 millones de euros pueda comprar bonos en el mercado secundario para aliviar la presión sobre los países con problemas de deuda.

Trichet se enfrenta así de nuevo con los líderes europeos, que ya han decidido que el mecanismo sólo podrá comprar deuda emitida por los Estados miembros en el mercado primario, siempre que los países beneficiarios cumplan una serie de estrictas condiciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad