UE y FMI examinan el plan de futuro irlandés

stop

Suecia y Gran Bretaña negocian con el país celta préstamos bilaterales

20 de noviembre de 2010 (17:01 CET)

Una misión de la Unión Europea (UE), entidad que preside, Herman Van Rompuy,  y el Fondo Monetario Internacional (FMI) examinan , este sábado 20 de noviembre, "exhaustivamente" el plan de austeridad cuatrienal del Gobierno irlandés, que podría presentarse el próximo martes, informaron fuentes oficiales.
El montante del paquete financiero que tendrá que solicitar Dublín después de la publicación del documento vendrá determinado por la opinión de los expertos sobre su viabilidad y su análisis sobre las perspectivas de crecimiento de la economía irlandesa.

Irlanda cree que su economía volverá a crecer en los próximos cuatro años, lo que encaja con el objetivo de ahorro de 15.000 millones para 2014 y la reducción hasta el 3% de su déficit público, después de cerrar este año en el 32% con respecto al PIB.

El Gobierno trabaja, además, este fin de semana con la UE y el FMI en la elaboración de un plan de reestructuración de su sistema bancario, toda vez que los 30.000 millones ya inyectados por el Estado en las entidades desde el comienzo de la crisis en 2008 no ha generado confianza en los mercados internacionales.

Sus estimaciones sobre la factura final del rescate bancario, que el Ejecutivo ha fijado en 50.000 millones, se han quedado también obsoletas, por lo que es difícil todavía poner una cifra final al paquete de ayudas de la UE.

Según se deduce de las declaraciones del Gobierno en los últimos días, el plan de ajustes cuatrienal, un documento de 160 páginas, también incluye el compromiso irlandés para mantener en el 12,5% su impuesto de sociedades, clave durante los años del "Tigre Celta" para atraer inversiones extranjeras.

Ayer, una delegación de la oficina de la Cámara de Comercio Americana en Dublín se reunión con funcionarios del Ministerio de Finanzas para mostrar su preocupación por la llamadas de importantes socios comunitarios, como Francia o Alemania, para que Irlanda suba este impuesto.

Según informa el diario The Irish Times, el Gobierno aseguró a este grupo que, aunque el plan de austeridad contempla profundas reformas del sistema fiscal irlandés, la cuestión de la tasa corporativa es "innegociable".

Además de las ayudas que puedan conceder a Irlanda las organizaciones como el FMI y la Unión Europea, se vislumbran otras procedentes de países como Gran Bretaña o Suecia. En el primer caso, el gobierno de David Cameron ha mostrado su disposición a ayudar a Irlanda, a pesar de que Gran Bretaña no forma parte del euro. En el ofrecimiento ha tenido peso el hecho de que Gran Bretaña es el principal proveedor de Irlanda.

“Podría haber un poco de ayuda bilateral. Estamos esperando saber más del gobierno irlandés. Sentimos que estamos muy cerca a Irlanda y están siempre dispuestos a escuchar y ayudar, si podemos hacerlo ", dijo el primer minisitro sueco, Frederick Reinfeldt a la emisora irlandesa RTE.
La radio RTE ha publicado a través de su página web que Reinfeldt indicó que Suecia ya había proporcionado préstamos bilaterales a Islandia y Letonia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad