UGT cree que si el Q3 no se adjudica esta semana será muy difícil que llegue

Sin título

19 de abril de 2009 (14:48 CET)

El secretario general de la UGT de Catalunya, Josep M. Àlvarez, considera que si el consorcio Volkswagen no asigna esta semana la fabricación de su modelo Q3 a la factoría de Seat en Martorell, cada día que pase será más difícil de que lo haga. Lo ha justificado diciendo que Alemania "necesita" producir coches, porque no se venden, y que cada día que pasa hay más "presión" interna en ese país. "Eso es lo que puede provocar que finalmente no venga el Audi Q3", ha apuntado a Àlvarez.

El secretario general de la UGT cree que si finalmente el nuevo todoterreno de Audi no llega a Martorell "les habrán tomado el pelo", y ha resaltado la importancia de que la factoría de Seat reciba la fabricación de este modelo porque la situación de la ocupación industrial en el Baix Llobregat es "muy compleja", con un excedente de plantilla que se plantea en Seat y una industria auxiliar "sin perspectivas".

La 'guerra sindical', de fondo
Las declaraciones de Àlvarez se tienen que enmarcar también en la guerra sindical que mantienen en Seat UGT y CCOO, y que estos días ha llegado a un grado de virulencia especial, con cruces de comunicados y acusaciones entre los dos sindicatos. El origen de la puga son las dos posiciones diferentes de ambas centrales: mientras UGT se muestra a favor de la congelación salarial en Seat porque considera que es imprescindible para garantizar la asignación de nuevos modelos -concretamente, el Q3-, CCOO, por su parte, cree que UGT defiende la congelación salarial para contentar al ejecutivo autonómico, que deseaba una posición sindical en Seat que pudiera exportar al resto de Catalunya
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad