Un balón de oxígeno para las finanzas valencianas

stop

Francisco Camps lanza una emisión de bonos de 900 millones para acallar las protestas de los proveedores ante la falta de pago. Ya están asegurados hasta 600 millones

03 de mayo de 2011 (19:18 CET)

Las protestas de los proveedores ante la falta de pago han llevado a la Generalitat valenciana a realizar una nueva emisión de deuda pública. Destinada a minoristas, se pone en circulación este miércoles por un valor de 900 millones, de los que 600 millones ya están asegurados por las 11 entidades financieras que participan en la operación.

El Ejecutivo valenciano realizará dos emisiones de bonos por un valor nominal mínimo de 1.000 euros, y un máximo de dos millones, con un plazo de 12 y 24 meses. Los intereses son del 4,25% a un año y del 4,75% a dos.

La colocación se prolongará hasta el 20 de mayo, aunque se podrá reducir con un preaviso de dos días hábiles. En cualquier caso, el cierre anticipado, principal novedad de la emisión, no puede darse antes de los siete días hábiles del inicio de venta. “De este modo se evitan los grandes prorrateos del final y se protege a las entidades participantes más pequeñas”, aclaró el vicepresidente económico del Consell, Gerardo Camps.

El responsable de las finanzas valencianas aseguró que el éxito de la operación está avalado por la buena respuesta de los mercados a las anteriores emisiones a pesar de las circunstancias negativas. “En un momento económicamente complicado la Generalitat obtuvo el respaldo de los ciudadanos, y de los inversores españoles y extranjeros, lo que refleja la confianza en nuestra gestión. Con todo”, explicó Camps, “el Gobierno valenciano, sigue disponiendo de un remanente de deuda ya autorizada, que nos permite hacer la emisión, para agilizar el pago de nuestros compromisos con los proveedores”.

La Caixa, a la cabeza

La Caixa, al igual que en la anteriores suscripciones, será la encargada de coordinar la venta de los bonos, que se realizará a través de la Bolsa de Valencia. Barclays, Banco de Valencia, Banco Sabadell, Caixa d'Estalvis de Catalunya, Tarragona i Manresa, CAM, Caja Madrid, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ontinyent, Cajamar, Ruralcaja, y Deutsche Bank, son las entidades que participan.

Con este panorama de deudas agravado por la sombra de un ERE entre los funcionarios de la administración autonómica, y las protestas de la cúpula empresarial, Francisco Camps presentó el martes el programa económico de su partido, el PP, y según las encuestas, de su gobierno tras los comicios del 22 de mayo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad