Un informe jurídico revela irregularidades en las elecciones al Orfeó Català

stop

La junta directiva, la candidata Carulla y la mesa electoral habrían incumplido los estatutos de la asociación cultural para favorecer a una determinada candidatura a la presidencia, según detalla el documento

20 de noviembre de 2010 (12:48 CET)

Ni los estatutos de la institución coral catalana, ni la actuación de los integrantes de la mesa electoral de la entidad están favoreciendo unas elecciones limpias a los órganos de gobierno del Orfeó Català. A instancias del candidato a la presidencia Enric Enrech, el catedrático de derecho tributario y financiero de la Universitat de Barcelona Joan Francesc Pont ha confeccionado un informe legal en el que avala las quejas del aspirante a la presidencia sobre presuntas irregularidades en el proceso abierto y da carta de naturaleza jurídica a las acusaciones de juego sucio por parte del equipo de la candidata Mariona Carulla. Las elecciones tendrán lugar el próximo miércoles día 24.

Una de las críticas básicas que realiza el catedrático es la referida a los estatutos del Orfeó, que fueron aprobados recientemente bajo la dirección del jurista Miquel Roca Junyent tras el estallido del caso Millet. De acuerdo con el informe, los estatutos son en determinados aspectos, como el referido al régimen electoral, “poco precisos e incompletos”, lo que hará necesario un posterior despliegue reglamentario.

Dimisión, pero con mando


En el informe de Pont se asegura que en el proceso que enfrenta a Carulla y Enrech por la presidencia de la asociación cultural, la junta directiva saliente ha obrado sin respeto a algunos preceptos legales básicos. Por ejemplo, cuando tras dimitir el pasado el 25 de octubre por su condición de aspirantes a la reelección, asisten a una reunión posterior, del día 26, en la que Carulla preside el encuentro y propone al que es su sucesor, como presidente provisional, Josep Maria Busquets, y a Carlos Gardón para el cargo de secretario, “siguiendo un criterio arbitrario que no tiene cobertura estatutaria”.

De igual forma, “determinadas actuaciones de ciertos miembros de la junta directiva denotan una falta absoluta de imparcialidad”, según el mencionado informe. Se refiere, por ejemplo, a declaraciones realizadas por el secretario en funciones, Carlos Gardón, en contra de la candidatura encabezada por Enrech. Igualmente, Pont califica de “improcedentes y contrarios a la función atribuida a la mesa electoral por los estatutos” los comentarios y las declaraciones de Assumpta Tarrés, integrante de la junta y de la mesa electoral en contra de una de las candidaturas.

Competencias excedidas


En el informe se señala que existen también irregularidades en el nombramiento del presidente de la mesa electoral del Orfeó, cargo para el que fue designado Antoni Dalmau, socio de la entidad y antiguo dirigente del PSC que desempeñó, entre otros cargos, el de presidente de la Diputación de Barcelona. Según la interpretación que realiza el prestigioso jurista de los estatutos, el presidente de la mesa no fue elegido por sorteo, tal y como señala el artículo 56 de las normas del Orfeó, sino “por unanimidad” de los miembros de la mesa.

Es justamente en lo referido al papel de la mesa electoral donde Pont se muestra más crítico. Según su parecer, la mesa ha hecho prevalecer el voto presencial sobre el emitido por correo; los horarios de la votación; los envíos de información electoral y la negativa a ofrecer papeletas a las candidaturas, todo ello excendiendo “sus competencias”, tal y como asegura el informe en su relación de supuestas irregularidades que se están produciendo en estas elecciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad