Un sabio asesor de Merkel pide que Grecia salga del euro de forma temporal

stop

DEBATE EUROPEO

La canciller Angela Merkel, en su discurso de Navidad

Barcelona, 06 de enero de 2015 (17:41 CET)

Los cantos de sirena se repiten. Grecia bordea su permanencia en la zona euro, a escasas semanas de unas nuevas elecciones. A pesar de que la Comisión Europea ha dejado claro que no debe haber ninguna duda sobre el status de Grecia, los asesores de la canciller alemana, Angela Merkel, insisten en buscar alternativas.

Uno de ellos es el presidente del influyente Instituto de Investigación Económica de Munich (Ifo), Hans-Werner Sinn, uno de los sabios que más tiene en cuenta el Gobierno alemán. Werner Sinn ha pedido una conferencia internacional sobre la deuda griega en la que se plantee "una salida temporal" del euro, lo que implicaría una nueva quita.

Devaluar la moneda, y salir del euro


El argumento es el mismo que se ha manejado en los últimos años. Para Grecia la manera de ganar competitividad sería a través de una devaluación de la moneda, cosa imposible si sigue en la zona euro. "Grecia tiene que volver a recuperarse económicamente y ser competitiva. Esto requiere una devaluación de su moneda, y por lo tanto una salida temporal del euro, lo que a su vez provocaría una quita. Todo esto debe decidirse de forma unida y coordinada a nivel internacional", ha asegurado el presidente del Ifo.

Los datos de la economía griega conducen, a juicio de Werner Sinn a esa medida. Y es que ahora los distintos expertos y organismos internacionales admiten que el plan de austeridad impuesto a Grecia ha servido de poco.

Como ha ocurrido en España, el aumento de competitividad en Grecia se ha acometido con una devaluación interna, con una bajada de salarios, pero la tasa de desempleo en Grecia es el doble que la de mayo de 2010, con el primer rescate, y la producción industrial ha caído un 30%, en ese mismo periodo.

La "trampa" de las recetas de la austeridad


Werner Sinn admite que ahora el país "está atrapado en una trampa", porque esa devaluación interna ha servido de poco, y las deudas no se podrán pagar. El asesor de Merkel no duda en calcular el coste para Alemania, que cifra, si Grecia sale del euro, en unos 76.000 millones de euros. Sin embargo, si Grecia mantiene el euro, las pérdidas también serían, a su juicio, similares.

Lo que ocurre es que si no se toma ninguna decisión, y a la espera de quién gane las elecciones, y de lo que pudiera impulsar Syriza, el partido de extrema izquierda que aparece como ganador en las encuestas, Grecia podría precisar periódicos préstamos, lo que convertiría el país en "un pozo sin fondo".

La posición de Werner Sinn es recuperar algunos precedentes, como el de la misma Alemania, cuando la comunidad internacional alcanzó un acuerdo en Londres en 1953, que afectó directamente a los acreedores en Estados Unidos y el Reino Unido. Aquel acuerdo benefició a Alemania, y ahora el presidente del Ifo lo plantea para Grecia.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad