Una tercera parte de la industria catalana no superará la crisis según Caixa Catalunya

stop

LLEIDA, LA QUE MEJOR AGUATÓ EN 2009

17 de septiembre de 2010 (14:14 CET)

Un tercio de la industria catalana no se recuperará de esta crisis. Con esta frase lapidaria Josep Olivér explicaba la dureza del choque que para la estructura económica de Catalunya han tenido la mundialización y la recesión combinadas. Los sectores industriales con menos posibilidades se sobrevivir son los más tradicionales: el textil, la electrónica de consumo o los componentes de bajo valor añadido de automoción. Estas conclusiones las ha adelantado Oliver durante la presentación del anuario económico comarcal 2010 de Caixa Catalunya que realiza la estimación del PIB comarcal del ejercicio anterior.

La pérdida de puestos de trabajo en la industria madura no la absorberá ni el resto del sector ni la construcción y sólo a medio plazo se considera que los serv icios crearán empleo pero a un ritmo muy pausado.

Oliver explicó que el conjunto de Catalunya sufrió en 2009 una caída del PIB del 4,1% , con especial incidencia en las comarcas del centro del país y Baix Llobregat, que suman una base industrial importante y un gran peso de la construcción residencial. De cara a 2010, la idea expresada por los responsables de Catalunya Caixa es que el PIB catalán caiga un 0,5% para crecer a partir de 2011. El sector de los servicios será, en este sentido la locomotora, aunque con un tirón más bien poco intenso en los próximos años.

La crisis golpeó a Catalunya con más saña que a otros territorios. La combinación de caída en picado de la construcción con la súbita paralización de la demanda industrial internacional ha multiplicado los daños. En concreto, más d ella mitad de la destrucción del empleo en Catalunya la ha aportado la industria, mientras que en el conjunto de España la construcción era la que más empleo destruyó seguida a más de 10 puntos por la industria.

En la parte más positiva se sitúan las comarcas de montaña de la zona de Lleida, con caídas del 2%, a causa de su especialización en el sector primario y más concretamente en el agrario, que tuvo el año pasado una buena temporada y una demanda que se mantuvo. En dos comarcas se registró crecimiento; el Pallars Jussà, con un 1,1% y la Noguera, con un 0,9%.

La crisis, de una magnitud no conocida en Catalunya, dijo Oliver, ha castigado incluso al sector terciario, generalmente inmune a las recesiones. En este ámbito, a pesar del saldo positivo de la inversión pública: enseñanza o educación, el sector privado cayó y arrastró al conjunto, aunque a niveles menores que en los otros sectores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad