Veolia demanda a La Seda por un impago de 100 millones de euros

Sin título

06 de noviembre de 2009 (11:58 CET)

Un nuevo problema para La Seda. La multinacional francesa Veolia presentó el pasado viernes en los juzgados de Barcelona una demanda contra la compañía fabricante de PET en la que le reclama 100 millones de euros por impago, según publica Cotizalia. El incumplimiento se relaciona con un contrato suscrito en 2008 por el que La Seda adjudicaba a la compañía gala la construcción de una planta industrial en la localidad portuguesa de Sines, 130 kilómetros al sur de Lisboa.

Veolia anunció en 2008 la firma de un contrato con Artenius, filial de La Seda de Barcelona, para construir y operar una planta en Portugal dedicada a la producción de ácido tereftálico purificado (PTA), materia prima necesaria para la producción del PET, que se utiliza para la elaboración de envases. El proyecto contemplaba que la planta estuviera operativa en el último trimestre de 2009 con una capacidad de producción de 700.000 toneladas anuales. Artelia Ambiente, participada al 100% por Veolia, ha trabajado para su puesta en marcha.

Según las fuentes jurídicas consultadas por Cotizalia, La Seda ha dejado de pagar, razón que ha motivado la presentación de la demanda, en la cual Veolia incluye una petición de señalamiento de bienes para proceder a su embargo si fuera posible.

Esta noticia supone un nuevo obstáculo en la carrera que La Seda juega para asegurar su viabilidad. Este martes, la compañía anunciaba que había alcanzado un acuerdo con sus entidades acreedoras para un nuevo standstill con el fin de fijar las condiciones de refinanciación de su deuda, que alcanza los 600 millones de euros. Se trata del segundo aplazamiento que La Seda consigue tras haber obtenido el primero en el mes de octubre.

La Seda había conseguido justamente la semana pasada un crédito de 10 millones de euros a devolver en 18 meses con la entidad lusa Caixa Geral, su principal accionista, para continuar con la financiación del proyecto industrial de Sines. Caixa Geral había comprado capital de la sociedad del proyecto portugués por 40 millones de euros, lo que permitía igualmente a La Seda aliviar sus necesidades de circulante.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad