Vivir en Barcelona, sí; trabajar en Barcelona, no.

Sin título

15 de julio de 2010 (12:25 CET)

Un título que llama la atención. El recién publicado Pla Estratègic Metropolità de Barcelona (PEMB) fue diseñado utilizando una multitud de opiniones, entre ellos la de los extranjeros. ¿Qué opinan ellos de la ciudad? ¿La ven como una ciudad cosmopolita o más bien como un pueblo al lado del mar?

Observamos que muchos empresarios extranjeros viven aquí, pero que pasan gran parte de su tiempo viajando por el mundo. Eso es bueno y tendría que aportar más contactos internacionales. ¿Es así?

En la recogida de opiniones había una lista larga de áreas en las que Barcelona tiene que mejorar para convertirse en una ciudad de negocios internacional. He aquí un resumen de lo más destacado.

1.- Acceso al capital: pasar por el banco es perder el tiempo, ya que la banca española se considera arcaica. Además, sin garantías no habrá créditos. El sector de inversores privados se ha dormido muchos años comprando ladrillos. Ojalá que ahora se despierte.

2.- Lenguas: evitamos la eterna polémica de castellano-catalán. Lo que realmente importa es la falta de conocimiento del inglés. En un mundo globalizado, el inglés es el idioma del negocio y es difícil encontrar personas que lo hablen bien.

3.- Morosidad: la única manera de evitarla es conseguir una gran parte de los ingresos fuera de España. En mi trabajo como reestructurador de empresas con problemas, lo primero que hacemos es buscar ingresos extranjeros.

4.- Cultura: a la hora de hacer negocios, catalanes y extranjeros se quejan de que no se entienden entre ellos. Varios extranjeros consideran que la ciudad no es muy innovadora en su forma de hacer negocios.

5.- El último punto destacado es el talento. Vista la cultura del salario bajo, el talento ni siquiera considera venir o quedarse aquí. Sí, una masa salarial baja es buena, pero repercute a la hora de retener el talento que tanto necesitamos.

¿Cuál es, pues, la solución? ¿Por qué reinventar la rueda si otras ciudades en el mundo ya lo hacen?. Londres, con London First, tiene una ventanilla única donde cualquier persona que quiere empezar una empresa en la capital británica tiene un sólo punto de acceso. ¿Copiamos la idea?

Peter Simons es socio de Cohen & Simons
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad