Volkswagen aplaza la decisión sobre la fabricación del Q3 en Martorell

stop

Posible referéndum entre los trabajadores el viernes próximo

Sin título

10 de marzo de 2009 (14:23 CET)

El comité de dirección de Volkswagen dejó en el aire, tal como adelantó Economia Digital,  la adjudicación del nuevo Audi Q3 a la factoría de Seat tras conocer durante la reunión celebrada en Martorell que la mayoría de los sindicatos no ha alcanzado un acuerdo sobre las medidas laborales planteadas por la dirección de Seat para conseguir el modelo. A pesar de las expectativas creadas

Según fuentes de Seat, la decisión "no se tomó hoy", tal y como se esperaba, después de que la dirección del consorcio alemán constatara que no se daba "el necesario compromiso de la mayoría de los sindicatos".

La celebración de la reunión tenia como elemento central comunicar al grupo alemán si los trabajadores de la fábrica catalana aceptan la congelación salarial planteada. Con dicho elemento en la mano se evitaría una reducción de personal que ha sido valorada desde Seat en unos 1.500 empleados y se aseguraría la producción de vehículos en los próximos años.

La respuesta al requerimiento de la empresa por parte de los sindicatos no es unitaria. UGT de Cataluña, sindicato mayoritario en Seat, ha indicado que aceptaría la congelación salarial para este año 2009, un incremento salarial del 50% del IPC previsto para el año 2010 más una paga de 200 euros por operario y la aplicación paralela de prejubilaciones a partir de los 60 años.

Por su parte CCOO se muestra contrario a la congelación salarial así planteada y propone como alternativa que, en cualquier caso, se recupere íntegro a partir de 2011 el salario no percibido estos próximos años y en consecuencia no se pierda poder adquisitivo, teniendo como base el incremento sobre las previsiones oficiales del IPC.

Pero más allá de la discrepancia, lo que parece dilucidarse en las posiciones de los dos sindicatos es la lucha por la hegemonía en el sector del metal. No se puede olvidar que detrás de Seat hay muchas empresas del sector auxiliar del automóvil con plantillas que en conjunto prácticamente doblan las de la filial de Volkswagen.

Para dilucidar las diferencias entre ambos sindicatos, UGT ha manifestado su intención de convocar un referéndum entre la plantilla de Seat sobre su alternativa. Lo haría el viernes próximo, según ha avanzado la organización. Por su parte, fuentes de CCOO estarían también de acuerdo en plantear en el mismo acto su propia alternativa y aceptar el resultado final.

CCOO considera que la decisión de fondo sobre la producción del Q3 en Barcelona no depende de aspectos como la congelación salarial. Recuerda también que las otras plantas del grupo alemán que compiten con Seat, en Alemania y Bruselas, tienen costes más elevados que la empresa española. Además, la inversión para realizar el lanzamiento del nuevo producto, valorada en unos 300 millones de euros, está apalabrada con la Generalitat y el Gobierno central, que habrían asegurado la aportación a cambio de que el grupo germano no tomase decisiones traumáticas. Ante estos datos, la reclamación de la congelación salarial se ve más como una forma de contentar a la dirección española que como un mecanismo de ahorro real.

Para Seat, aparte del valor económico del encargo, la adjudicación del Q3 significaría un espaldarazo al ser considerada la fábrica como una de las más modernas y eficientes del grupo, como ha subrayado el presidente de la compañía, Erich Schmitt.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad