¿Vuelven las hipotecas que cubren el 100% de la vivienda?

stop

Apostar por pisos de bancos, la solución para que las entidades financien la totalidad del inmueble

Un bloque de viviendas en Barcelona

Barcelona, 02 de julio de 2016 (09:37 CET)

Si hay que nombrar dos grandes sectores económicos que han experimentado una importante transformación tras el paso de la crisis, no se fallaría al citar el mercado de la vivienda y al de la financiación. El resultado es un panorama hipotecario donde impera el escepticismo y la desconfianza. Una muestra de ello está en la -casi- desaparición de las llamadas hipotecas 100, aquellos préstamos hipotecarios que financian la totalidad del valor de compra de la vivienda.  

¿Qué tienen de especial las hipotecas 100 % de financiación?

Este tipo de préstamos no son esencialmente diferentes de las hipotecas habituales. Lo que realmente hace especial a las hipotecas 100 es que rompen la regla del 80 % de financiación máxima que suelen ofrecer este tipo de créditos para la vivienda. Esta regla es un margen de garantía del que se sirven los bancos para determinar la capacidad de ahorro de las familias y, por lo tanto, la capacidad que tendrán de hacer frente a sus cuotas.

Antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria este tipo de créditos se podían encontrar en casi cualquier entidad financiera, sumidas en la corriente optimista de crecimiento ilimitado. No obstante, junto con la eliminación de millones de puestos de trabajo llegó el aumento drástico de la morosidad, con cuotas de hasta un 29 % de impagos en las hipotecas 100, frente al 3,4 % en las habituales.

También cabe mencionar las hipotecas 100 más gastos, que no sólo financian el coste completo de la vivienda, sino que también abarcan los costes derivados del proceso de compraventa y escrituración de la hipoteca (gasto que suele representar el 15 % del valor del futuro hogar).

Y sin embargo, ¡existen!

A pesar de que la banca aprendió de su error y elevó con creces su umbral de riesgo, lo cierto es que la lenta, pero efectiva recuperación de las condiciones económicas, ha vuelto a reabrir la puerta de las hipotecas 100, aunque de manera muy discreta. Tan discreta que resulta imposible encontrarse con alguna publicidad al respecto.

Aun así, si se quiere conseguir una financiación completa para nuestra vivienda, hay un par de oportunidades de conseguirlo:

Apostar por pisos de bancos: en la actualidad los bancos continúan liberándose de todo el stock de viviendas acumuladas durante estos años, por lo que es posible que estén dispuestos a elevar el listón de financiación. El problema es que sólo se podrá elegir entre las casas que el banco oferte en su portal inmobiliario, por lo que el abanico de ofertas puede ser limitado.

Si se dispone de tantas garantías que el banco no tenga por qué desconfiar. Es decir, perfiles con rentas altas, grandes ahorros, con una alta estabilidad laboral, con antigüedad en la empresa, con avales y, por supuesto, sin deudas tienen más posibilidades de alcanzar una mejor financiación.  

De cualquier modo, lo que hay que tener en cuenta a la hora de buscar una hipoteca 100 es que se estará ampliando el margen de deuda contraída, lo que las suele posicionar fuera del grupo de las hipotecas baratas, en el cómputo del coste total del préstamo. Un producto bancario a consumir con moderación.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad