Zapatero defiende la solidez de la deuda española mientras el bono alcanza un diferencial histórico

stop

El presidente español asegura que nadie en la Cumbre del G-20 le preguntó por la solvencia de la economía de España

Rodríguez Zapatero

12 de noviembre de 2010 (11:56 CET)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reiterado la "solidez, solvencia y confianza" de la deuda española, aunque ha admitido que los problemas de Irlanda está afectando a los diferenciales que mantiene respecto al bono alemán. "El tiempo demostrará que esta afirmación es irrefutable", ha añadido.
Estas afirmaciones taxativas se producían justo cuando la prima de riesgo ofrecida a los inversores por el bono español a diez años en comparación con el 'bund' (bono) alemán superaba este viernes su máximo histórico y ascendía hasta los 226 puntos básicos, en comparación con los 222,8 puntos básicos registrados al cierre de la sesión del jueves, al mismo tiempo que se relajaba la presión de los mercados sobre Irlanda y Portugal.

El líder del Ejecutivo, al final de la cumbre del G-20 aseguraba que en dicha cumbre no tuvo que defender la solvencia de la deuda española en la cumbre porque "nadie" le preguntó al respecto, y destacó que el mecanismo de prevención que puso en marcha la UE ante posibles crisis de deuda soberana en cualquier país europeo debe dar confianza a los mercados.

Preguntado expresamente por la posibilidad del rescate de Irlanda, cuyo diferencial con el bono alemán se ha acercado a los 700 puntos, Zapatero recordó el mecanismo de rescate de la UE y dijo que corresponde a Irlanda, a las instituciones comunitarias y, en su caso, al FMI, decidir si se aplica.

En este sentido, rechazó que hayan sido los mercados los que han provocado la crisis en Irlanda y recordó que el país tiene un déficit del 30% del PIB y una situación "grave" en su sistema financiero.

"Si aprobamos un mecanismo de respuesta a una posible crisis es porque esa hipótesis no podía descartarse; lo peor que le podría pasar a los mercados es que un país llegase a tener problemas de pago y no contar con un mecanismo de respuesta a esta situación. El mecanismo es un factor de estabilidad, de tranquilidad", subrayó.
Sobre la propuesta realizada por Alemania de crear un mecanismo de rescate permanente a partir de 2013, en el que los acreedores privados asuman una quita de su deuda antes de llevar a cabo el rescate de un país, Zapatero afirmó que España no está de acuerdo con esta propuesta y, por ello, aseguró que será "difícil" que prospere.

"Es verdad que (la creación de ese sistema) es una de las interpretaciones que se han dado. La tensión de los mercados tiene que ver en parte con el debate que suscita la posible afectación (del sector privado) de una situación de crisis de un país y el posible rescate de su deuda soberana desde la reestructuración", reconoció Zapatero, quien no obstante precisó que este cambio, de producirse, no entraría en vigor hasta 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad