Zapatero intenta darnos ánimos

stop

Sin título

03 de noviembre de 2009 (18:31 CET)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un claro intento de insuflar confianza, situó este jueves a "finales de este año o principios de 2010" el comienzo de la recuperación económica, aunque dijo que tardará más la del empleo.

El presidente del Gobierno central hizo estas declaraciones precisamente cuando la Unión Europea, en su reporte de perspectivas económicas, situaba la salida de la crisis para España hacia el final del año 2011, mucho más tarde que los principales países del ámbito del euro.

En la sesión de control del Senado y en respuesta a la intervención del portavoz del PP, Pío García Escudero, el jefe del Ejecutivo valoró las medidas puestas en marcha por el Gobierno que han servido para "aliviar la crisis", aunque aún no han conseguido generar empleo neto.

Zapatero destacó algunas iniciativas como las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que han inyectado hasta la fecha 15.500 millones de euros a 310.000 empresas, autónomos y familias, y han anticipado hasta septiembre 3.250 millones para "aliviar en parte" las dificultades financieras de muchas empresas.

No obstante, el presidente reconoció que otras muchas empresas en situación complicada no han podido acceder a este tipo de financiación, aunque insistió en defender las líneas ICO porque son un "sostén financiero y de empleo" para numerosas compañías.

Zapatero también resaltó que el Fondo Estatal de Inversión Local ha evitado que 14.000 empresas, sobre todo pymes, hayan tenido que cerrar, y ha dado trabajo a unas 421.000 personas. Además de estos puestos de trabajo, el Fondo ha ayudado al sector de la construcción y sus actividades auxiliares y ha promovido una renovación importante de tejido urbano y la mejora de infraestructuras, añadió.

En su relación de medidas, Zapatero también citó los cambios que afectan a los expedientes de regulación de empleo, gracias a los cuales el 90% de los aprobados desde esta modificación han sido suspensiones de contratos y no despidos.

De este cambio, recordó, se han beneficiado 311.000 trabajadores, por lo que se han evitado más de 300.000 despidos, además de las correspondientes pérdidas en puestos de trabajo.
El jefe del Ejecutivo citó finalmente el Plan 2000E y las ayudas al mantenimiento de la actividad de la fabricación de automóviles.

"Podemos decir hoy con satisfacción que, a pesar de la durísima crisis, todas las grandes plantas se quedan en nuestro país y están asegurados los planes de viabilidad y eso supone mantener miles trabajos directos e indirectos", señaló Zapatero

Recordó que las ayudas del Plan 2000E, además de facilitar la compra de coches y mejorar las matriculaciones (aumentaron un 26% en octubre), están favoreciendo que se mantenga el empleo en el sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad