Zapatero prevé que el paro vuelva a acelerarse en otoño y descarta más subidas de impuestos

stop

Sin título

17 de junio de 2009 (17:43 CET)

Tal y como era previsible, después del verano, el desempleo volverá a acechar. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado hoy en una entrevista en el programa Las mañanas de Cuatro que, si bien “lo peor de la crisis ya ha pasado” y el vertiginoso ritmo al que ha llegado el aumento del paro “no va a continuar”, en otoño se prevé que las cifras vuelvan a ser algo “peores”. 

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que el Gobierno seguirá mejorando las prestaciones por desempleo "para dar apoyo al máximo número de personas" y ha negado tajantemente la posibilidad de llevar a cabo una reforma laboral, especialmente si esta conlleva medidas dirigidas a abaratar los despidos, ya que para él esta medida "no es una solución y sólo establece condiciones de más debilidad para los trabajadores".

Zapatero no ha querido aventurarse a entrar en la posibilidad de que España alcance, en los próximos meses, los cinco millones de desempleados. El presidente ha reiterado que “hay que esperar", y más después del proceso de desaceleración de pérdida de empleo que se está dando durante las últimas semanas. Un dato que ha sacado a la luz la cara más optimista del presidente, que espera que las próximas previsiones económicas que hagan los organismos internacionales sean "al alza", a pesar de la últimas previsiones que ha hecho públicas el Banco de España, que vaticinan que el paro seguirá creciendo durante los meses de verano. 

A este respecto, el jefe de Gobierno ha opinado que más vale "no evaluar las previsiones" porque el Banco de España "a veces acierta y a veces se equivoca", y que debatir sobre estas predicciones es “absurdo” cuando tanto el Fondo Monetario Internacional como la Comisión Europea han cambiado "en cinco ocasiones sus previsiones". 

NO MÁS SUBIDAS DE IMPUESTOS
Por otro lado, Zapatero también ha asegurado que en lo que queda de año no habrá más subidas de impuestos tras la decisión del Consejo de Ministros de subir las tasas que pesan sobre el tabaco y los carburantes el pasado viernes, desmintiendo así las especulaciones sobre la intención del Gobierno de modificar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Según el presidente, su Ejecutivo ha bajado los impuestos "en 20.000 millones y dos puntos del PIB", dejando la presión fiscal en el 32,8% del PIB, la más baja desde 1995, frente al 34% en la que la dejó el PP en 2004. 

La medida adoptada el pasado viernes ha desatado, como viene siendo habitual, las feroces críticas de la oposición, cuyo jefe, Mariano Rajoy, ha tachado la iniciativa de “bofetada” a la clase media. El popular también ha asegurado que los "brotes verdes" eran un "engaño más" de los socialistas. 

Para el presidente, España ha vivido la crisis "de manera abrupta e intensa", por lo que las entidades bancarias han pecado de “exceso de prudencia y temor” a la hora de conceder préstamos, y por ese preciso motivo la vicepresidenta económica, Elena Salgado, está trabajando para agilizar y facilitar préstamos a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) a las pequeñas y medianas empresas (pymes). 

Zapatero también ha puntualizado que no es que el Gobierno haya dado dinero a las entidades, sino que se lo ha prestado y que lo va a recuperar "tranquilamente" porque, además, está cobrando un interés. Para el presidente, España es el país de la euro zona que menos ha tenido que ayudar a sus entidades, mientras "algunos grandes colosos internacionales" se han arruinado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad