Freixenet negocia con NCG la compra de sus bodegas de Oporto

stop

La entidad posee el 100% de Sogevinus, la sociedad con la que gestiona numerosas marcas de vino

Bodegas Cálem, en Oporto

07 de febrero de 2013 (21:30 CET)

El grupo catalán Freixenet mantiene abiertas negociaciones con Novagalicia para la compra de sus bodegas lusas, situadas en Oporto. La entidad gestiona a través de la sociedad Sogevinus varias empresas productoras de vino Porto. Las marcas que comercializa son Cálem, Kopke, Burmester y Barros. Según ha podido saber Economía Digital, las conversaciones se iniciaron hace ya meses.

La venta de la sociedad Sogevinus, que pertenecía a Caixanova antes de la fusión de las entidades, entraría dentro del proceso del desinversiones industriales que Novagalicia realiza desde hace más de un año debido al mandato de Bruselas.

Cerrar el trato

Aunque el interés de Freixenet por las bodegas es patente y las negociaciones están próximas a concluir, fuentes oficiales del grupo presidido por Josep Lluís Bonet Ferrer no han querido entrar a valorar el alcance de la operación hasta que no se "cierren" las conversaciones.

Sogevinus Fine Wines, contralada al 100% por NCG, cerró 2011 con unos resultados que ascendieron a 1.052.000 euros. Según la cuenta de resultados de la entidad gallega correspondiente a ese ejercicio, el patrimonio de las bodegas llega a casi 23 millones de euros.

Vinum Terrae

Este no es el único holding bodeguero que posee Novagalicia y del que estaría interesada en deshacerse. Según ha podido saber este medio, el interés de Freixenet se restringe, por el momento, únicamente a las bodegas portuguesas.

Entre las participadas de la entidad que preside José María Castellano también se encuentran las bodegas Vinum Terrae, ubicadas en Pontevedra y de las que posee el 96,81% del capital. Su patrimonio asciende a 8.936.000 euros y en 2011 obtuvo unos beneficios de 765.000 euros.

Un legado de Fernández Gayoso

La mayor parte de la inversión de NCG en el sector del vino forma parte del legado del presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, actualmente imputado por la Audiencia Nacional por las indemnizaciones millonarias que percibieron varios exdirectivos de las antiguas cajas gallegas. El interés de Gayoso por el sector del vino llevó a Caixanova a ser el cuarto productor de Oporto y dominar el 11% del mercado de esta región.

La aventura vitivinícola de Gayoso en Portugal empezó en 1998, con la adquisición de la histórica firma Sogevinus. Su compra total se cerró en 2003 y durante esos años rehabilitó las venerables bodegas Cálem, situadas en Vilanova de Gaia y que poseen capacidad para albergar seis millones de litros de vino. En 2006 continuó su expansión lusa con la adquisición, por 50 millones de euros, del grupo bodeguero Barros, Almeida & Cía, uno de los principales consorcios lusos del Oporto, que incluye la marca Kopke.

Freixenet y Galicia

Por su parte, la relación de Freixenet con Galicia no es nueva. El grupo de la familia Ferrer explotó durante unos años el Pazo de Baión, propiedad que albergaba los viñedos del histórico narco Laureano Oubiña. Los catalanes alquilaron el pazo al Fondo de Bienes Decomisados del Narcotráfico aunque, en 2008, fue la bodega gallega Condes de Albarei la que se quedó con la finca tras un largo proceso de subasta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad