Los créditos participativos del ICF en Spanair

stop

13 de febrero de 2012 (12:33 CET)

La Generalitat no sólo era accionista de la quebrada Spanair a través de las sociedades públicas ya conocidas (como Avançsa), sino que una vez establecida la insolvencia de la aerolínea reforzará su papel como propietaria directa de los restos de la compañía a través también del Instituto Catalán de Finanzas (ICF).

Durante los útlimos meses, el ICF concedió a Spanair préstamos por unos 30 millones de euros, según ha explicado un miembro del consejo de administración de la empresa. De ellos, sólo 8,5 millones son préstamos en sentido estricto, garantizados por IEASA. El resto, los 21,5 millones restantes se hicieron bajo el formato de créditos participativos.

En consecuencia, ante la ausencia de pago, el ICF debe convertir en capital ese montante. La derivada inicial es que el ICF tendrá un doble papel en el concurso de acreedores: el de ser uno más de la lista de entidades que reclamarán deudas a Spanair a la vez que actúa, también, como uno de los propietarios directos de la compañía, con las responsabilidades que deba asumir.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad