Hungría reconoce haber manipulado datos económicos y el pánico hunde el Ibex

04 de junio de 2010 (17:44 CET)

Hungría parece seguir los pasos de Grecia. El Gobierno húngaro ha reconocido este viernes que la situación económica del país, que no está en el área euro, es muy grave tras denunciar que el Gobierno anterior había manipulado los datos igual que hizo el país heleno.
El nuevo portavoz del Gobierno húngaro, Péter Szíjjártó, ha afirmado que la "economía (del país) está en una situación muy grave" y que la tarea principal es la de evitar caer en una situación como la de Grecia.
Miembros de su partido en el gobierno, el Fidesz, han denunciado que las finanzas públicas están peor de lo que se pensaba y que el país mostraba un escenario que le encaminaba a sufrir una crisis como la griega. El portavoz del primer ministro conservador Víktor Orban, al referirse a estos comentarios, ha dicho "que no son para nada exagerados".
"El primer ministro (socialista) Ferenc Gyurcsany fue quien habló hace año y medio de que estábamos cerca del incumplimiento... y está muy orgulloso de haber podido salvar a Hungría del incumplimiento al aceptar un préstamo del FMI", ha dicho Szíjjártó. Ya en octubre de 2008, poco después de desatarse la crisis financiera internacional, Hungría recibió un préstamo internacional de 20.000 millones de euros, proveniente del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea (UE) y el Banco Mundial (BM), para salvar al país de la bancarrota.
Previamente, el portavoz ha dicho en una entrevista de televisión que el nuevo Gobierno húngaro tiene previsto tomar medidas para mejorar las finanzas públicas por lo que perseguirá reformas profundas así como recortes de impuestos para fomentar la competitividad,.
"En Hungría el Gobierno anterior falsificó datos. En Grecia también los falsificaron. En Grecia el momento de la verdad ha llegado. Hungría está antes de eso", ha agregado.
Las declaraciones del portavoz del primer ministro húngaro han provocado el desplome de la Bolsa de Budapest, que suspendió momentáneamente la negociación del banco OTP, la mayor entidad del país, cuando perdía más de 10%, mientras el florín húngaro se depreciaba un 2% y tocaba su mínimo en un año frente al euro en 289,80 florines.
La situación de Hungría ha hecho que la bolsa española también se contagiase del nerviosismo. Así, las caídas, a última hora han sido del 3,8% en el Ibex con castigos de hasta el 7,7% en bancos como el BBVA y de más del 6% en el Santander.

El Ibex 35 ha dicho adiós al soporte de los 9.000 puntos y tocaba su nivel más bajo desde abril de 2009.
Por quinto día consecutivo, la prima de riesgo española, que es la diferencia entre la rentabilidad que se exige a los títulos de deuda a 10 años del Tesoro frente a los alemanes y que permite evaluar la confianza del mercado en la situación financiera del país, ha vuelto a marcar un nuevo máximo. Ni las nuevas medidas de recorte del déficit ni la confirmación de que habrá reforma laboral haya o no acuerdo entre sindicatos y patronal, han permitido que amaine la tormenta.
La prima de riesgo ha remontado 35 puntos básicos desde el lunes hasta este viernes, hasta alcanzar los 196 en una espiral de ventas iniciada por la rebaja de la nota de solvencia anunciada el pasado viernes por Fitch.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad