Golpe de estado

stop

26 de enero de 2010 (23:40 CET)

Leí este fin de semana con interés el artículo que publicaba Joaquín Estefanía en El País con el título “Golpe de Estado silencioso”. En este texto, Estefanía se hace eco del libro “13 banqueros”, por editar aún en España, del economista Simon Jonson del MIT, donde a su juicio se realiza una de las críticas más despiadadas a la banca de inversión por su papel en la crisis. Habrá que leerlo.

Las tesis del libro viene a ser la misma que la de un artículo que está circulando por la red y que se publicó inicialmente en la Atlantic Monthly, con el título que ahora reproduce Estefanía. En resumen, lo que plantea es que la industria financiera americana ha capturada a la Casa Blanca, lo que explicaría su poder y el papel desempeñado en la crisis.

Una banca que se coloca en el centro del sistema y que viene a decirle a la sociedad con un cierto cinismo que aunque seguramente –nunca hizo una sincera autocrítica- sus prácticas con la causa del problema todos tenemos que apechugar con sus errores y esperar a que solucionen sus dificultades antes de que vislumbremos la salida del túnel. Y si mientras tanto caen familias y empresas, pues… ¡mala suerte! No hay sector más privilegiado y poderoso que la industria financiera.

Al menos, en los Estados Unidos se fuerza a los presidentes de los grandes bancos a pasar ante una comisión de investigación parlamentaria. Aquí, ni eso. Su prepotencia y falta de sensibilidad es tan imponente como la servidumbre que les muestran los diferentes gobiernos. Y mientras sigue la crisis y los ciudadanos asumen impotentes los rosarios de malas noticias, los banqueros presentan unos resultados boyantes, aunque un poco por debajo de los del año pasado. Los gobiernos, mientras, esperan no se sabe bien qué.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad