La catadura moral del columnista Sostres

stop

25 de noviembre de 2009 (13:28 CET)

Las invectivas del ya excolaborador del Avui, Salvador Sostres, contra su anterior empresa se han convertido, a mi pesar, en la comidilla del mundillo periodístico de este pequeño país. Cada uno, desde luego, es libre de ganarse el pan y la notoriedad de la forma que crea conveniente, pero hay determinadas tretas que aunque legales retratan meridianamente al personaje que las utiliza, lo que creo que sucede en este caso.

Yo no sé las razones que llevan al diario Avui a prescindir de Sostres y a decir verdad no me interesan especialmente. Pienso que el diario -aún de Lara, Godó y la Generalitat- tiene todo el derecho del mundo a elegir a sus colaboradores y a prescindir de ellos cuando lo crea conveniente –por necesidades de renovación, porque hayan dejado de gustar, por cabreo o por lo que sea, faltaría más.

Pero que por pura venganza contra el director que, en ejercicio de sus funciones, toma la decisión de echarle, Sostres utilice su blog para señalar con nombres y apellidos a los periodistas del diario que supuestamente formaban parte del ERE que la empresa quería poner en marcha y airee las diferencias o la valoración que se hacía de su trabajo me parece de una bajeza inenarrable.

Quizás no debería sorprenderme. Sostres nunca para en “temas menores” cuando de alimentar su egocentrismo y de ganar audiencia se trata. Ha descubierto lo que mucho antes que él hicieran otros ilustres columnistas, especialmente en Madrid como Jiménez Losantos, y es que cuanto más gorda se dice y se hace más se ceba la bomba mediática. Si se aspira a vivir de ello es seguramente el camino más corto. Por cierto, ¡es urgente inventar ya en Catalunya un programa basura que supere lo visto hasta ahora para dar cabida a similares aprendices de brujo!

Del columnista Sostres me atrae su ingenio, pero me sobra todo lo demás. Sobretodo el fango en que al parecer le gusta revolcarse, para lo que no duda en usar el nombre de personas que nada tienen que ver en sus guerras. Me molesta profundamente esta actitud de Sostres y me fastidia que esté recaudando dinero para potenciar su blog porque si tiene éxito reforzará las creencias de aquellos que aún piensan que el periodismo que se hace en Internet es de baja estopa y territorio de infundios y calumnias emboscadas. Los que estamos con otros objetivos tenemos un motivo más de preocupación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad