La consejera catalana de Salud, Alba Vergés, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una rueda de prensa a finales de agosto. El gobierno catalán no resolverá el concurso de oxigenoterapia hasta principios del próximo año. /EFE/ Quique García

El mayor concurso sanitario de Cataluña lleva cinco años encallado

stop

La sanidad catalana sigue sin resolver el concurso de oxigenoterapia que convocó en 2015 y que supone una adjudicación de 100 millones de euros

Josep Maria Casas

Economía Digital

La consejera catalana de Salud, Alba Vergés, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una rueda de prensa a finales de agosto. El gobierno catalán no resolverá el concurso de oxigenoterapia hasta principios del próximo año. /EFE/ Quique García

Barcelona, 15 de septiembre de 2020 (19:03 CET)

El plazo para presentar ofertas finalizó hace precisamente un año, pero la Generalitat catalana todavía no ha resuelto la adjudicación del concurso sanitario de mayor importe económico y, también, el más embrollado. Seis empresas del sector sanitario aspiran a repartirse un pastel de más de 100 millones de euros anuales.

Se trata del concurso de terapias respiratorias domiciliarias, dotado con 208 millones de euros sin IVA para un periodo de dos años con la posibilidad de prórroga. O sea, 104 millones de euros anuales. Este contrato debe cubrir las necesidades de 130.000 catalanes que reciben un tratamiento de oxigenoterapia en sus casas.

Este concurso parece maldito. Se convocó en 2015, en las postrimerías del último gobierno de Artur Mas; se anuló en 2017, antes de que Carles Puigdemont huyera a Bélgica por el referéndum de independencia; y el ejecutivo de Quim Torra convocó una nueva licitación el año pasado, que todavía no está resuelta. Por lo tanto, las empresas que actualmente se encargan del servicio de oxigenoterapia domiciliaria en Cataluña son las mismas desde 2008, hace doce años, cuando se realizó la última adjudicación válida.

Esta vez, la consejería catalana de Salud, encabezada por la republicana Alba Vergés, diseñó un concurso en dos fases: en la primera, que se resolvió la semana pasada, se homologaron las empresas concursantes; y en la segunda, que se iniciará en breve, será la de adjudicación, en la que se tendrán en cuenta las ofertas económicas.

Una sola exclusión

Respecto a la primera fase, de homologación, pasaron el corte seis empresas, enumeradas por la puntuación que obtuvieron: Vivisol, 100 puntos; Oxigen Salud, 99; Esteve Teijin y Air Liquide, 97; Linde Ibérica, 96; y Oximesa, 92.

La única empresa excluida fue la italiana Contse por no superar la puntuación mínima exigida. Contse han presentado un recurso ante el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público, que se pronunciará en los próximos días.

Esta instancia ya desestimó en diciembre pasado un recurso de Acciona contra las condiciones del concurso de oxigenoterapia de Cataluña.

Directivos de las empresas que aspiran a la licitación indican a Economía Digital que, probablemente, la adjudicación definitiva se realizará a principios del próximo año.

Ante las complicaciones surgidas en los últimos cinco años, un directivo reconoció que desea que “todo termine cuanto antes mejor, que se adjudique rápido”.

Todavía no se ha resuelto alguno de los contenciosos que se interpusieron ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña con motivo de la adjudicación provisional y posterior anulación del anterior concurso, un proceso dirigido por el entonces consejero Toni Comín, que también reside en la actualidad en Bélgica.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad