Sobre la Caixa y Caixa Catalunya

stop

02 de noviembre de 2009 (20:20 CET)

Me gustaría destacar algunas cosas de los resultados presentados el viernes por Caixa Catalunya, por un lado, y de las declaraciones del director general adjunto de la Caixa, Tomás Muniesa, por otro.

De la cuenta de resultados hecha pública por la entidad que preside Narcís Serra me quedo con lo siguiente:

* Una caída de beneficios del 79%, dejando las ganancias en apenas 77,8 millones de euros. Bueno, con la que cae, quizás no esté mal. Lo que sí está mal es la insistencia de algunas entidades financieras en resaltar sus resultados recurrentes, los que tienen sin “atípicos”, y no los que son de verdad, es decir los que pagan impuesto de sociedades. No entiendo bien el concepto de “atípicos”. Para mí, no dejan de ser operaciones normales de la entidad, que gestiona como cree conveniente sus activos.

*Un descenso en los gastos generales del 17% y en los de personal del 3,5%, lo que da una buena idea del esfuerzo que está llevando a cabo el equipo que dirige Adolf Todó en ajustar sus gastos.

* El reconocimiento explícito, lo que creo que es una auténtica noticia, de que la entidad ha recortado los créditos que ofrece a empresas y particulares: un 1,6% menos en hipotecas, un 8% menos en préstamos personales y un 5% menos a empresas y otros.

Por lo que se refiere a lo dicho por Tomás Muniesa, me llama la atención el anuncio de que el punto máximo de morosidad llegará en el 2011, un año después de la recuperación (¡suponiendo que se cumplan los plazos oficiales!), y sumará 172.000 millones de euros de créditos dudosos. Sobrevivir obligará a fusiones u otras estrategias que permitan reducir costes de explotación entre un 20 y un 30%.

A Caixa Catalunya aún le queda trabajo y a otras… ni se sabe.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad