Manuel Valls, en una imagen de archivo. EFE

Valls planea un doble salto político en solitario: primero, Cataluña

stop

Manuel Valls, que presenta la semana que viene una plataforma no nacionalista en Madrid, ya trabaja para concurrir a las próximas elecciones al Parlament

Barcelona, 25 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Manuel Valls se deja querer para dar el salto a la política nacional, pero de momento, y pese a no contar con más estructura de entrada que la del grupo de dos concejales que lidera en el ayuntamiento de Barcelona, sigue sin intención de incorporarse a un proyecto ajeno, y tiene puesto el punto de mira en el Parlament.

Valls participa la semana que viene en la presentación de una plataforma constitucionalista en Madrid, pero su prioridad es presentarse con su propia formación a las próximas elecciones a la Generalitat. Y esa operación, aunque en fase aún embrionaria, ya está en marcha.

El ahora concejal cierra el miércoles 30 de octubre un acto que servirá para dar a conocer un nuevo proyecto auspiciado también por varios desencantados de Cs, entre los cuales, el exdiputado Toni Roldán o varios de los intelectuales fundadores del partido, como el escritor Félix Ovejero, el periodista Arcadi Espada o el catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras, tal y como informó Voz Populi. Una iniciativa destinada a formar, de entrada, un think tank de perfil constitucionalista, europeísta y de centroizquierda, que, a la larga, podría constituir el armazón de un nuevo partido de ámbito nacional.

Si todo eso acaba sucediendo y si Valls acaba siendo una de sus caras visibles, está por ver. Por el momento, se limita a ejercer de invitado estrella al acto y a aprovecharlo para hacer networking.

Fuentes cercanas al exprimer ministro francés insisten en que él no está entre los impulsores de ese proyecto, pero que estos han pensado en él. Y que lo hagan puede servir también para activar el plan que, según explican esas mismas fuentes, tienen Valls y su formación, Barcelona pel Canvi (BC), a corto y medio plazo: dar el salto a la política catalana en las próximas elecciones al Parlament.

Una cuestión de tiempo

Que ese plan se concrete depende de varios aspectos. El principal, el tiempo. Si hubiera adelanto electoral en lo que queda de año o a principios del año que viene no habría margen de maniobra suficiente. Pero si Quim Torra y Junts per Catalunya (JxCat) se salen con la suya y consiguen seguir dilatando la legislatura, y pese a que Valls se muestra cauteloso la intención de Valls es presentar una candidatura encabezada por él.

En esa aventura también le acompañaría la otra concejal de BC, Eva Parera. De hecho, que Parera se desvinculara de la Lliga Democràtica, el nuevo partido de centroderecha no independentista anunciado este verano y de la que ella era una de las caras visibles, ha sido otro factor sustancial, porque con la exsenadora de Unió se suman al proyecto de Valls otros miembros de Lliures e incluso alguna fuente de financiación que inicialmente iban a apoyar a la Lliga.

La vinculación de Valls a la nueva plataforma de ámbito nacional es otra sinergia que aprovechar para impulsar su candidatura a la Generalitat, y desde BC no se descarta que algunos de los nombres que se vinculen a la primera lo hagan también a la segunda, aunque las mismas fuentes precisan que hay matices: si ese proyecto que se presenta dentro una semana se vende como de centroizquierda, la apuesta catalana pretende ser más transversal, para atraer a no nacionalistas a derecha e izquierda.

En el seno de Barcelona pel Canvi se cuenta con captar tanto a desencantados provenientes –al igual que la propia Parera- de Lliures o Units per Avançar, formaciones herederas de la antigua Unió Democràtica de Catalunya (UDC), como a simpatizantes de Cs descontentos con el giro a la derecha imprimido por Albert Rivera, e incluso a votantes del PSC.

En el entorno de Valls se pone como ejemplo del desamparo de muchos votantes y de que Valls puede ser "útil" en el Parlament el desarrollo del debate de la moción de censura a Torra, en el que Cs demostró ser "un partido nacionalista español" y el PSC, optó por no votarla "por electoralismo". "Hay mucha gente que no se siente representada y nos pide que hagamos algo".

Valls da el primer paso

BC ya ha dado un primer paso, aún muy tímido para dar el salto: el martes activó en su página web una opción para inscribirse como "simpatizante", una figura que comporta vincularse al partido para colaborar en diversas tareas de difusión y organizativas y que permite que pueda apuntarse gente que milite en otras formaciones sin por ello vulnerar la prohibición de la doble militancia que figura en los estatutos de la mayoría de partidos. Según las fuentes consultadas, en los dos primeros días se apuntaron más de un centenar de personas.

Quien también sigue adelante con su intención de concurrir a los próximos comicios al Parlament, pese a la marcha de Parera y los planes de Valls, es la Lliga, según confirma Astrid Barrio, ahora al frente de la formación junto con el expresidente de Societat Civil Catalana Joan Ramon Bosch, con lo cual ya son dos las fuerzas no independentistas de nuevo cuño que planean añadirse a la oferta electoral cuando se dé por finiquitada la actual legislatura catalana.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad