KFC cierra un local porque su personal lavó pollo sobre el suelo y 'a manguerazos'

stop

La cadena ha pedido disculpas después de que los empleados fueran cazados en un vídeo y ha abierto una investigación en el establecimiento de Sudáfrica

Logo de KFC

en A Coruña, 16 de mayo de 2015 (22:47 CET)

Un vídeo ha provocado el cierre de uno de los establecimientos de KFC, la popular multinacional norteamericana de los buckets de pollo, que está en plena expansión por España. Las imágenes, filmadas en Braamfontein (Sudáfrica), muestran como los empleados limpian el pollo sobre el suelo, en una zona llena de tierra y bolsas de basura.

La filmación se convirtió en viral e impactó de forma brutal en la imagen del restaurante. KFC se vio obligada a emitir un comunicado en el que pedía disculpas y explicaba que la carne no se iba a poner a la venta y estaba siendo preparada para acabar directamente en la basura. Según la multinacional, los empleados habían empanado las piezas antes de comprobar que no cumplían con los estándares de calidad. Decidieron por este motivo limpiarlos y deshacerse de ellos.

Pese a todo, KFC consideró inaceptable la manera en la que se solventó el problema. La norteramericana, como muchas otras multinacionales, tiene una pauta sobre el modo en el que se debe hacer todo, desde cuánto aliño se pone a la ensalada hasta cómo deben limpiarse las mesas.

En ese manual, la escena vivida en Sudáfrica no cabe, así que decidió cerrar y abrir una investigación en el establecimiento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad