La diputada Rocío Martínez opta a la alcaldía de Barcelona

stop

PRIMARIAS EN EL PSC

Rocío Martínez-Sampere.

10 de diciembre de 2013 (12:30 CET)

Las primarias en el PSC para ser el candidato a la alcaldía de Barcelona serán reñidas. Una de las candidatas, que ultima su candidatura, será la diputada Rocío Martínez-Sampere, que ha defendido este martes, en un artículo en El Periódico, la necesidad de combatir la desigualdad en la ciudad, apelando a viejos valores del socialismo catalán, como el fallecido dirigente Antoni Santiburcio.

Martínez, si acaba concretando su candidatura se unirá a otros nombres, como el presidente del grupo municipal, Jordi Martí; la concejal Carmen Andrés; el militante Manel Fernández; y recientemente la ex diputada Laia Bonet. Todos ellos ya han presentado sus candidaturas, a la espera de que lo haga la propia Rocío Martínez, el portavoz del PSC, Jaume Collboni o el diputado en el Congreso Albert Soler.

La diputada en el Parlament, Rocío Martínez, considera en el artículo ¿Y si volvemos a hablar de Barcelona? que la ciudad vive una situación política de parálisis, de “dejar hacer, de ir tirando”, que constituye la principal crítica al equipo de CiU que gobierna el consistorio.

Transversalidad y complejidad

Y, consciente de que el municipalismo ha sido y es el principal activo del PSC, la diputada reclama un proyecto político para Barcelona “transversal”, que sepa gestionar la “complejidad”. Un proyecto, asegura, que tenga como prioridad la lucha contra la desigualdad. “El reto de la ciudad pasa por gestionar esta transversalidad, esta complejidad, sabiendo que en un contexto de crisis la gestión económica y el combate contra la desigualdad es primordial”, afirma.

Pero la diputada del PSC, que se distanció de la dirección socialista tras formar parte de un colectivo de cinco diputados que no obedecieron las indicaciones del grupo parlamentario sobre el derecho a decidir, entiende que el proyecto socialista debe poder cambiar un concepto esencial: el de fomentar que más personas accedan al sistema, antes que buscar después la redistribución.

Compartir se escribe con C de Catalunya

“Hay que entender que el cambio de valores de un mundo que ya está aquí pasa por saber que acceder es más importante que poseer: colaborar, compartir, conectar son los nuevos motores de las ciudades y tendremos que ayudar a ponerlos en marcha”, asegura, con la idea de que hay otros debates y no únicamente el identitario que prima en la política catalana. Todos esos conceptos, añade, “se escriben con C de Catalunya y están en medio de BCN”.

Y para ello, Martínez recupera la figura de Antoni Santiburcio, venerado por la dirección socialista. De Santiburcio destaca que fue uno de los diputados “más activos de la primera y la segunda legislatura en el Parlament”, pero que no fue “nada comparable” a lo que “hizo luego como concejal en Sant Andreu y Nou Barris donde su pasión transformadora tomaba cuerpo y exudaba alma”. Y señala que “queda el antiguo puente de los gitanos como puente Santiburcio grabado en la memoria colectiva más que cualquier pregunta parlamentaria o ponencia de ley.

Un pistoletazo de salida, por tanto, de Rocío Martínez hacia esa candidatura a las primarias del PSC al Ayuntamiento de Barcelona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad