“La falta de regeneración de los comercios es muy fuerte”

stop

La presidenta de Covaco, Encarna Sanchis, lamenta que a la caída del consumo se suma el descenso de los traspasos de los establecimientos de padres a hijos

08 de mayo de 2012 (20:48 CET)

“Los comerciantes valencianos estamos acostumbrados a sufrir mucho pero tenemos un poder de reacción importante”. Con estas palabras la presidenta de la Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunitat Valenciana (Covaco), Encarna Sanchis, resume la grave situación que vive uno de los sectores más castigados desde que comenzó a degradarse la economía española.

A la caída del consumo, por encima del 4% el pasado marzo en la Comunita, se le suman otros factores. Entre ellos, destaca la reducida regeneración de los establecimientos. “Tengo 68 años y regento desde hace 50 un pequeño comercio de una ciudad valenciana. Dentro de poco tendré que jubilarme y mis hijos tienen otros trabajos. La gente joven le da la espalda al pequeño comercio porque en los últimos años profesiones menos sacrificadas han dado más dinero”, se lamenta la presidenta.

Otro de los pánicos que acecha al pequeño comerciante es la subida del IVA que “será inmediata”, según prevé el sector, y que significa “otro golpe más” en los tiempos que corren. A pesar de ello, “el comercio de calidad y de proximidad no desparecerá”, asegura Sanchis, si se desarrollan “nuevas ayudas a los empresarios establecidos y un mayor apoyo para el emprendedor”.

Para paliar los contratiempos, “es necesario que la administración se de cuenta de que somos necesarios. Nos cuesta mucho abrir la puerta cada día y si queremos una ciudad viva tenemos que contar con el comercio de la zona”, detalla la dirigente de Covaco.

Las grandes distribuidoras


A pesar de que se habla de confrontación entre los comerciantes de pueblo y las grandes cadenas de distribución, desde la Confederación aseguran que “todos los formatos son necesarios” y que lo importante es que “juguemos con la misma baraja”.

Sin embargo, la presencia cada vez mayor de hipermercados con una oferta muy amplia y diversa dificulta la supervivencia de los establecimientos de menor escala. Para hacer frente a ello, “apostamos por la calidad, proximidad y especialización”, añade Sanchis.

Menos cierres que al comienzo de la crisis

Otro de los fantasmas que merodean a los comerciantes son los cierres. Desde que comenzó la crisis en 2008, el balance de aperturas y bajadas de persian ha sido negativo. Sin embargo, la caída en el último año ha sido la menor con 893 establecimientos menos frente a los más de 1.400 de 2010 y 1.300 de 2009. En cuanto los comercios de menor tamaño, 2011 ha sido el primer año en el que el dato es positivo con 261 aperturas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad