La fusión de las cajas Catalunya, Manresa y Tarragona reduce las bajas a 1.400

stop

El cierre de oficinas se rebaja en un centenar

Sin título

25 de noviembre de 2009 (17:59 CET)

El panorama de las fusiones de cajas en Catalunya se aclara poco a poco. Mientras los consejos de administración de las cajas Laietana y Penedès estudian su fusión, los responsables de recursos humanos de la fusión de Catalunya, Manresa y Penedès acercaban posiciones con los sindicatos.

Las últimas posiciones rebajan ya de forma clara las iniciales. Así las tres entidades han ofrecido cerrar 400 oficinas en lugar de las 500 anunciadas. Además, la cifra de 1.800 trabajadores afectados por jubilaciones anticipadas o por bajas incentivadas se reducirían a 1.300 o 1.400, según fuentes laborales presentes en la negociación.

A pesar del acercamiento reconocido entre la parte social y la parte empresarial no hay un acuerdo cerrado, lo que mantiene las esperadas en alto. En este sentido, los sindicatos presentes en las cajas mantienen sus movilizaciones. En Manresa, frente a la sede central de la se ha producido una concentración de empleados en protesta por la falta de con acuerdo social. A esta manifestación se han unido trabajadores de las cajas Catalunya y Tarragona, desplazados en autocares hasta la capital del Bages.

El proceso de unión de las cajas de ahorro que encabeza Catalunya tiene la amenaza sindical de instar el voto en contra cuando se plantee la unión en las respectivas asambleas si no hay un acuerdo laboral previo. Una vez solventados estos dos puntos el más peliagudo es la petición de los trabajadores en el sentido que las condiciones salariales de la caja resultantes sean las de Catalunya, las que son más favorables, para el total de la plantilla de la nueva caja.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad