La Generalitat recorta los sueldos del sector público y aplaza la subida del IRPF

stop

29 de mayo de 2010 (14:23 CET)

El gobierno de Catalunya da cuerpo a las medidas catalanas para recortar el déficit. El plan de austeridad a la catalana tiene dos bases: gasto e impuestos.

El conseller de Economia i finances, Antoni Castells ha dado las primeras explicaciones. No obstante lo que más se ha definido es el recorte del gasto. En este sentido, la primera medida, la más conocida, consiste en rebajar el sueldo de los funcionarios. En la línea de lo que ya ha aprobado el gobierno español, el salario de los trabajadores públicos caerá un 5% de media. Presidente y consejeros se rebajan un 15%, y entre un 8% y un 10% los secretarios y directores generales.

El tijeretazo afectará a todos los colectivos de trabajadores que cobran, de manera directa o indirecta, de la Generalitat. Entre los primeros están los conciertos en Educación, Salud y Acción Social. El personal que trabaje en este sector verá reducido su salario un 3%, un 5% y un 1% repectivamente. En cuanto a las sociedades mercantiles con presupuesto público, la Generalitat los recorta la aportación un 3% y anima a las direcciones de las compañías a renegociar sus convenios con los trabajadores.

En total, el recorte afectará, según Castells, a unos 230.000 empleados que operan de una manera u otra en el sector público. Además, el consejero ha avisado que los empleados públicos no pueden confiar en la recuperación de lo recortado a partir de 2013.

En cuanto a la parte de los impuestos, sube un 1% la tasa de transmisiones patrimoniales para equipararlo al aumento de un punto del IVA para los pisos nuevos, hasta el 8%. El de matriculación de vehículos también crece un 1% para aquellos vehículos más contaminantes que se queda al 16%.

El plan de austeridad llega acompañado de una medida fiscal. El gobierno catalán parece decidido a subir los impuestos a las rentas más altas. Según ha trascendido, hasta 3 puntos en el tramo autonómico del IRPF para las rentas de más de 100.000 euros anuales. Sin embargo, esta medida tendrá que esperar. El consejo de gobierno ha encargado al Departamento de Economía que presente un anteproyecto de ley que estudie actuar sobre el IRPF y otros impuestos que graven las personas que más tienen. La conselleria debería terminar el trabajo antes del 1 de julio.

En ICV, socios del gobierno, no se está de acuerdo en el retraso. Los ecosocialistas exigen que el aumento de la tributación los ricos se decida el martes que viene, pero eso parece que se decidirá más tarde. Tanto CiU como el PP creen que aumentar los impuestos ahora frenará cualquier intento de recuperación económica.

Según el gobierno catalán, con todas estas medidas el déficit público catalán quedará al 2,4% este año, con un ahorro de unos 1.500 millones de euros. En 2013, el objetivo es que el déficit quede en el 1, 1%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad