Lancia Voyager: En familia

stop

El espacioso monovolumen italiano está incluido dentro del nuevo Plan PIVE-2 en el caso de familias numerosas con un precio excepcional: 34.100 €

Quadis Dream Motors Lancia

08 de febrero de 2013 (11:25 CET)

Confort, habitáculo espacioso, capacidad de carga, atmósfera excepcional… Son muchos los atributos del Lancia Voyager, el renovado monovolumen italoamericano hasta hace poco comercializado bajo la marca Chrysler. Con casi 30 años de historia a sus espaldas, este modelo sigue siendo referencia obligada en el segmento de los grandes monovolúmenes gracias al salto adelante en diseño y calidad que Lancia ha implementado para modernizar este modelo. Su imagen exterior ha ganado en elegancia gracias a los cromados y a diferentes detalles que proporcionan un aire más Premium.

En el interior nos encontramos con una importante modernización estética de todos los elementos, con materiales y acabados de excelente factura que permiten configurar un habitáculo confortable y lujoso, a la altura de los modelos de la marca transalpina.

Lancia ofrece una única motorización diésel. Se trata del conocido 2.8 CRDi de 163 CV combinado con cambio automático que permite moverse ágilmente por todo tipo de vías con unos consumos moderados.

Mucho espacio

El Voyager se sitúa en el primer puesto en cuanto a tamaño en el segmento de los grandes monovolúmenes (5,21 m de longitud), con un habitáculo al que le sobra espacio para alojar a 7 adultos, repartidos en 3 filas de asientos, y su equipaje.

En este sentido hay que destacar el sistema exclusivo Stow’nGo, con el que los asientos abatibles pueden plegarse y desaparecer en el piso para transformar, con la máxima facilidad, las plazas de la 2ª y 3ª fila en una amplia superficie de carga con un volumen mínimo de 935 litros. Si abatimos la 3ª fila de asientos, la capacidad de carga crece hasta unos impresionantes 2.394 litros. Tanto el portón del maletero como las puertas correderas laterales son de accionamiento eléctrico, facilitando el acceso al habitáculo.

A nivel de seguridad, no faltan airbags ni sistemas como la monitorización de ángulos muertos, ESP, iluminación adaptativa, cámara trasera o sensores de luz y lluvia. A ello hay que añadir climatizador de tres zonas, control de crucero, cortinas retráctiles para las filas traseras, asientos delanteros calefactables y eléctricos o equipo multimedia de entretenimiento con pantallas y DVD en la 2ª y 3ª fila de asientos.

Con un precio de salida de 34.100 €- incluyendo el Plan PIVE-2 para familias numerosas- el Voyager de Lancia es una de las mejores opciones del segmento si lo que se necesita es un vehículo para viajar en familia. Además, si se financia el vehículo con FGA Capital Services la garantía se amplía hasta los 4 años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad