Letizia Ortiz, en Mango

stop

Trabajadores de Yamaha se manifiestan ante las puertas de la multinacional textil durante la visita real a las instalaciones de Palau-Solità i Plegamans y Parets del Vallès

La Princesa de Asturias e Isak Andic (d)

07 de abril de 2011 (18:17 CET)

La Princesa de Asturias y de Girona, Letizia Ortiz, ha visitado este jueves las instalaciones de la empresa catalana Mango, en Palau-Solità i Plegamans y Parets del Vallès (Barcelona), acompañada de la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, y del propietario de la empresa, Isak Andic.

Durante la visita, la Princesa se ha interesado por el funcionamiento de la empresa y se ha mostrado cercana con los trabajadores, a los que ha saludado y preguntado por sus funciones.

Una de las trabajadoras, Encarna Arroyo, que lleva 16 años en la empresa, ha explicado que la Princesa les ha preguntado por el trabajado del centro y la creación de los modelos que luego se ven en las tiendas de la marca.

Vestida de Mango

Para la ocasión, Letizia Ortiz ha escogido un vestido de la nueva temporada de la propia marca de bordado suizo en color rosa palo, que ha satisfecho mucho a los trabajadores que han podido verla.

"Es muy para ella", ha asegurado el grupo de creación de este modelo, al descubrir el gesto de la Princesa.

Sin embargo, la gran sorpresa para los empleados, que habían sido avisados de la visita real, ha sido el despliegue de medios de comunicación y personal de seguridad que ha acompañado a la Princesa durante toda la visita.

Protestas de Yamaha

Una decena de trabajadores de la planta de Yamaha, que se ubica cerca de las instalaciones de Mango, han aprovechado la visita real para protestar ante las puertas de la textil por el anuncio de cierre en Catalunya de su compañía.

De esto modo, han reiterado la petición de apoyo a la Generalitat ante el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la multinacional, que está pendiente de la aceptación del Gobierno de Catalunya.

El delegado de CCOO en Yamaha, Miguel López, ha advertido que si la Generalitat acepta el ERE será el primer paso para abrir la puerta a "los despidos injustificados" que aprovecharán otras empresas.

Con una pancarta en la que se podía leer "Ni un paso atrás. No al cierre" y al ritmo de la música con el estribillo "De Yamaha no nos moverán", la concentración se ha desarrollado sin incidentes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad