Los beneficios de Caja España caen un 70% y la morosidad sube al 5,28%

Sin título

10 de febrero de 2009 (12:31 CET)

Los resultados de las entidades de crédito empiezan a ser preocupantes. Un ejemplo significativo es el obtenido por Caja España, que ha cerrado el año 2008 con un desplome de sus beneficios del 70,11%.
En concreto, los beneficios consolidados han sido de 44,31 millones de euros, lo que contrasta con los 148,23 millones que obtuvo la entidad en el año 2007.

El descenso de los resultados de Caja España lo explica la sociedad por el incremento de las dotaciones para prever insolvencias, aunque en su comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no detalla la cifra destinada a cubrir previsibles insolvencias.

Pero lo más preocupante para la caja leonesa no son los resultados obtenidos sino la morosidad, que se ha disparado en el ejercicio anterior. En concreto, la tasa de impagados llegó al 5,28%, una de las más altas del sistema bancario español. La morosidad hipotecaria de la entidad es aún mayor, ya que se sitúa en el 5,69%. La cifra facilitada aun no llega a los límites previstos por Caja Madrid, que situaba el cierre de este año en el 7%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad