Los colegios internacionales ganan prestigio entre los barceloneses

stop

INICIO DE CURSO

El ránking de Economía Digital

09 de septiembre de 2011 (20:33 CET)

El curso escolar empieza en Catalunya el 12 de septiembre. Este lunes los más pequeños vuelven a llenar las aulas y algunos padres inician de nuevo una dura batalla para escoger el centro que creen más favorable para la educación de sus hijos. El ránking de los mejores colegios barceloneses, elaborado por un grupo de expertos docentes consultados por Economía Digital, sitúan las escuelas internacionales como las que ganan posiciones en las preferencias de los padres. En esa clasificación, en la que se han tenido en cuenta diversos elementos, desciende la primacía histórica que han mantenido durante años algunos centros religiosos. Con todo, el Colegio Montserrat aparece como el más valorado de los privados; el Benjamin Franklin International School es de los que asciende más posiciones entre los centros de carácter internacional y, en las públicas, a falta de datos facilitados por las administraciones, sólo existe consenso sobre el ascenso de la Escola Nabí, de Vallvidrera.

La calidad de la enseñanza en una sociedad que aprecia cada vez más la formación es una de las preocupaciones que más quita el sueño de los padres, que cada vez empiezan a preocuparse por la elección del colegio de sus hijos antes. Según han explicado fuentes del sector, imágenes habituales al otro lado del charco como son las de padres con bebés visitando escuelas se repiten cada vez más.

En Barcelona en los últimos años se ha dado un giro en las preferencias. Si antes las escuelas privadas y religiosas eran la primera opción, centros como el Colegio Montserrat, la Salle Bonanova o la Escola Pia de Sarrià pierden fuelle a favor de los colegios internacionales o con métodos de enseñanza que dejan las creencias religiosas en la puerta. A pesar de que las listas de espera en las escuelas mencionadas son muy largas y entrar sin referencias es casi imposible, aún lo es más en la Benjamin Franklin International School, la Zurich Schule o la Escuela Suiza. De hecho, la Escola Pia de Sarrià también ha disminuido en las preferencias de expertos y padres, lo que le ha hecho descender en el ránking.

Títulos internacionales

El inglés es el idioma predominante en la primera, un centro internacional donde se pone el acento en las ciencias y las artes y se busca la implicación de los padres en su proyecto pedagógico. También se habla en inglés en la Zurich Schule, aunque el idioma vehicular es el alemán. En la Escuela suiza se hablan estos dos idiomas y el francés. Los precios mensuales rondan a los 500 euros, parecido a otros colegios privados o concertados catalanes, y los procesos de admisión de nuevos alumnos duran un año y van por fases.

También están muy ligados a las prematrículas que han realizado sus conciudadanos, ya que suelen tener preferencia frente a las familias españolas. Excepto en el Benjamin Franklin, donde tienen definido que en cada clase un tercio de los alumnos son norteamericanos, otro tercio españoles y el resto internacionales.

Tener un hijo políglota y que disponga de un título de educación secundaria que se pueda acreditar ante universidades de todo el mundo es una meta que se marcan muchas familias. Así, los padres también se pelean para conseguir una plaza en el Lycée Française, el Colegio Alemán, el Colegio Italiano, la Kensington School, la Saint Peter's School, la British School y la American School.

Tanto la American School como el Colegio Alemán han descendido en los últimos cursos en la clasificación en favor de otros centros que han concitado mayores preferencias por sus actuaciones pedagógicas modernas o innovadoras.

Colegios laicos y progresistas

Fuera de los internacionales, hay tres colegios que se imponen al resto: la Escola Virolai, La Miranda y l'Escola Nabí. A pesar de su nombre, el primer centro es laico y concertado. Forma parte de la red de colegios verdes y está asociada a la UNESCO, ya que en sus aulas se fomenta el respeto y la tolerancia. Estos valores están presentes en muchos otros centros educativos, pero en este centro en concreto también se da una educación muy personalizada y catalanista.

También es progresista el sistema educativo que impera en La Miranda. Un centro privado en el que la implicación de los padres es primordial, ya que se busca que cada alumno llegue a su capacidad máxima de aprendizaje en todos los campos siguiendo las teorías pedagógicas de Glenn Doman y Howard Gadner. Es decir, se promueve un método cercano a la enseñanza libre en el que se estimula a los alumnos para que lleguen al máximo en todas las materias.

L'Escola Nabí es un centro público situado en el barrio de Vallvidrera. Es una escuela libre, basada al 100% en la pedagogía de Célestin Freinet donde el profesor da directrices, los alumnos aprenden y experimentan y los padres están informados de los avances de los pequeños y se les requiere implicación en la enseñanza.

'Trampas' en el padrón

La popularidad de este centro ha propiciado que muchas familias barcelonesas se trasladen a la parte alta de la ciudad para poder tener una plaza. También provoca trampas en el padrón, un hecho demasiado habitual en las grandes ciudades.

Fuentes sindicales comentan a ED que este es uno de los grandes temas pendientes del sistema educativo catalán. Denuncian que nadie ha tomado realmente cartas en el asunto y que existe en demasiadas ocasiones. En el caso de Barcelona, explican que la inmensa mayoría de las familias quieren que sus hijos estudien en la parte alta de la ciudad.

Paradójicamente, los expertos que han elaborado el ránking no han podido evaluar de igual manera la calidad pedagógica de los centros públicos de la ciudad, puesto que la Administración considera “poco ético” facilitar esa información. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad