Los sindicatos tildan a Rosell de 'interlocutor fiable' y valoran que pone fin a la 'inestabilidad' patronal

stop

Confian que con el nuevo mandato la patronal

21 de diciembre de 2010 (00:00 CET)

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, considera al nuevo presidente de la CEOE, Joan Rosell, un "interlocutor social fiable y leal" dada su trayectoria profesional al frente de Fomento del Trabajo, y confía en que "corrija el periodo de Gerardo Díaz Ferrán" al frente de la patronal, en la que la Confederación actuó como "un 'lobby'".

Tras conocer el nombramiento de Rosell como nuevo presidente de los empresarios y darle la "enhorabuena", Ferrer confió en que el presidente del Fomento del Trabajo "recupere el papel de interlocución" y se pueda abrir un nuevo espacio hacia el diálogo social de manera "bilateral" entre empresarios y sindicatos.

CCOO de Catalunya

Por su parte, el secretario general de CC.OO. de Cataluña, Joan Carles Gallego, ha valorado positivamente el nombramiento porque, a su juicio, pone fin a la "inestabilidad" de la patronal, que "dificultaba la participación de la CEOE en la negociación social".

No ha querido hacer más valoraciones, ya que que ha preferido esperar un tiempo y juzgar a Rosell por la actuación que lleve a cabo en la dirección de la patronal. Sin embargo, ha pedido que el nombramiento no interfiera en las negociaciones que el sindicato ha mantenido con Fomento del Trabajo --liderado por Rosell-- y el Govern en Catalunya.

Asimismo, ha manifestado que espera que con la presidencia de Rosell el diálogo social que Fomento mantiene en Catalunya se pueda trasladar a la CEOE para acordar "una salida a la crisis con consenso y no con medidas impuestas".

Volviendo a Ferrer, el dirigente de UGT a nivel español subrayó que esta nueva etapa debe "pasar por el cumplimiento completo y correcto" del acuerdo para el empleo y la negociación colectiva firmado por los agentes sociales el pasado mes de febrero y que establece las pautas salariales hasta 2012, además de "compromisos para combatir la temporalidad, fomentar la estabilidad en el empleo y la flexibilidad negociada".

Sería un elemento fundamental para la normalización de la situación de la CEOE después de la crisis que ha pasado. En suma, lo que esperamos es que se recupere el papel de interlocución porque es necesario tanto para el ámbito de las relaciones laborales como para el conjunto de la economía, para dar confianza en la actual situación de crisis y desempleo", consideró.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad