MAFO se enfrenta al gobierno y defiende el abaratamiento del despido

stop

Sin título

11 de febrero de 2009 (21:42 CET)

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, ha entrado de lleno en el debate sobre el sistema laboral español y el coste del despido en el país, posicionándose a favor de la petición de la patronal de mayor flexibilidad al recortar los puestos de trabajo.

Fernández Ordóñez ha afirmado que los costes del despido, "a cargo exclusivamente del sector privado", desincentivan la contratación y la creación de empresas.

El gobernador del Banco de España muestra así, una posición contraria a la mostrada por el propio presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que dejó claro en un míting que nunca aceptaría esta medida.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz, anunció que la patronal apoya la propuesta de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) de crear un "contrato anticrisis" con un coste del despido de 20 días frente a los 45 actuales. Sin embargo, Gobierno y sindicatos han mostrado su rechazo.

El gobernador, quien hizo estas declaraciones en la inauguración de unas jornadas organizadas por la Federación de Usuarios de Cajas, señaló también que los mecanismos de ajuste laboral de la economía española "no funcionan de forma adecuada" al favorecer el desempleo y provocar efectos perjudiciales sobre la productividad.

"La grave crisis de desempleo que estamos sufriendo actualmente debería llevarnos a examinar qué podemos cambiar de nuestro mercado de trabajo", ha afirmado Fernández Ordóñez.
Comparación con otros países

En su primera comparecencia pública este año, Ordóñez indicó que gran parte de la opinión pública cree, de forma equivocada, que el actual sistema protege a los trabajadores e insistió en que su exposición no tenía nada que ver con "el debate sobre si se debe o no abaratar el despido".

Ordóñez comparó las tasas de paro españolas con otros países de nuestro entorno, como Francia y Alemania, y recordó que esos países han acometido ya reformas en el campo laboral.

También puso como ejemplo los sistemas laborales de Austria y Dinamarca, donde se ha mejorado el pago periódico y "prácticamente se ha suprimido la indemnización por desempleo", que en el primer caso se ha materializado con la creación de fondos individuales para cada trabajador que se ponen a su disposición al perder el puesto de trabajo como una forma de complementar el subsidio de paro.

En caso de jubilarse en la empresa, el trabajador recibe de ese fondo una fuente adicional de recursos.

En este sentido, comparó la actual protección laboral a los trabajadores con la autarquía "que caracterizó a la economía española en los años 50".

En concreto, Fernández Ordóñez dijo que tal y como está diseñada la actual indemnización por desempleo se desincentiva la movilidad de los trabajadores y el crecimiento de las empresas más productivas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad