Mas propone un sistema de avales públicos para facilitar el crédito

17 de marzo de 2009 (10:27 CET)

El presidente de CiU, Artur Mas, propuso este lunes que los poderes públicos compartan el riesgo del crédito con las entidades financieras, creando un sistema de avales públicos que cubra una parte significativa pero minoritaria del crédito --inferior al 50 por ciento--.

De esta forma, el análisis del riesgo lo seguiría haciendo la entidad financiera, pero sabiendo que tiene "las espaldas mucho más cubiertas si una operación acaba fracasando", indicó Mas, que vio "inaceptable" que haya empresas en peligro por culpa de un mercado financiero "fuertemente atenazado en su funcionamiento".

Esta es una de las propuestas para garantizar la liquidez de empresas y familias que el líder de CiU incluyó en su conferencia 'Superar la crisis, levantar Catalunya', que pronunció ante más de 2.000 personas en el Palau de Congressos de Catalunya. 

El dirigente de CiU desgranó esta medida remarcando que los poderes públicos tendrían que afrontar algunas insolvencias, pero eso salvaría a muchas empresas, que darían puestos de trabajo y pagarían impuestos, subrayó.

También defendió garantizar que el Estado sólo preste dinero a aquellas entidades financieras que previamente demuestren que han renovado créditos o han dado nuevos por el mismo importe que los recursos que piden prestados al Gobierno. Así, señaló que se sabría que toda entidad ayudada por el Estado tiene un "compromiso equivalente" de ayudar al tejido productivo y a las familias.

Otra medida que propone Mas es facilitar el aplazamiento en el pago de determinados impuestos y cuotas de la Seguridad Social por parte de las empresas con problemas de tesorería.

A estas propuestas, Mas le añadió la reducción de la morosidad, obligando a todas las administraciones públicas a pagar a 30 días, y modificando la ley para que los pagos en el ámbito privado se hagan en un máximo de 60.

Con todas estas medidas, el presidente de CiU configuró un primer bloque de acciones para luchar contra la crisis, consistente en garantizar la liquidez de empresas y familias. Los otros tres ejes de su discurso se centraron en la normalización del mercado inmobiliario y de la construcción, en actuaciones en el ámbito del mercado laboral y en medidas para incentivar el consumo y la inversión. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad