MGM se declara en bancarrota

stop

La deuda de la productora cinematográfica asciende a 4.000 millones de dólares y no podía hacer frente a los intereses

03 de noviembre de 2010 (19:43 CET)

El estudio cinematográfico Metro Glodwyn Mayer (MGM) se ha acogido a la ley de protección por bancarrota. La compañía, que rechazó la oferta de compra presentada por Lions Gate Entertainment y el invesor Carl Icahn, elaboró un plan que aprobaron sus acreedores la pasada semana. Dicho paquete de medidas se sustenta sobre el acuerdo alcanzado con la productora Spyglass Entertainment, cuyos directivos pasarán ahora a dirigir el estudio.

Tras declararse en quiebra, la major estadounidense podrá vuelva a producir películas después de cuatro meses sin actividad. La productora no podía devolver su deuda, que asciende a unos 4.000 millones de dólares, ni hacer frente a los intereses acumulados.

Según el plan presentado a principios de octubre, la reestructuración de MGM conllevará la eliminación del departamento de distribución y la reubicación de la sede en unas instalaciones más baratas.

Para encontrar el origen de estos problemas financieros hay que remontarse hasta 2004, año en el que Sony, la empresa de telecomunicaciones Comcast y las financieras Providence Equity y TPG Capital lideraron una operación para comprar a crédito MGM por alrededor de 5.000 millones de dólares. Una estimación que posteriormente se consideró sobrevalorada como consecuencia del alza de precios en medio de una bonanza económica global, y a la que acompañó el declive de las ventas en DVD.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad