Los ataques maliciosos contra robots industriales suponen un riesgo

stop