Calentamiento global y huracanes, mala combinación

stop