Cuando un lapicero era un objeto de lujo

stop