El coche eléctrico más veloz supera su propio registro y alcanza 313 km/h

stop