El coste de escribir mal es de miles de millones de euros cada año

stop