El detector LIGO confirma su sexta detección de ondas gravitacionales