El móvil que se jacta de ser el más pequeño del mundo es realmente diminuto

stop