En España ya hay más conexiones de fibra que de ADSL

stop