Hicieron falta tres años para completar este florido time-lapse

stop