Katherine G. Johnson, uno de los centros de cálculo más potentes de la NASA

stop