La actividad humana ha creado una barrera protectora en el espacio

stop